The Mirror – The Mirror (Autoeditado)

Desde Galicia se nos aproxima la atrayente y compensada aleación de hard-rock, funk y soul de The Mirror. Se trata de un quinteto nacido en 2017 y, para este trabajo homónimo de 2020, el plantel se halla compuesto por Tania Rodríguez (voz y letras), Alex Vasconcellos (voz, letras y guitarra rítmica), Rubén Carrera (guitarra solista), Gorio Alvarez (bajo) y Oscar Román (batería).

La enigmática y curiosa portada de voladores saltadores de trampolín, pasados éstos por un filtro verde, ha sido realizada por Bruce Verde Salinas (alias Bruce Grinn) y, en el interior del CD, la fotografía del combo posee la autoría de Tamara Castro. Dicho álbum fue grabado y producido en Baixo Miño Estudios y masterizado por North West Mastering, en A Coruña.

De lo que más resalta ya desde el primerísimo tema, titulado “Mistrust”, es que la combinación y el contraste de las muy solventes y convincentes voces de la soulwoman Tania Rodríguez y de Alex Vasconcellos resultan uno de los principales arietes y más seguros “strikes” de The Mirror. Una canción ésta que nos muestra, también de entrada, que al colorido bajo funky de Gorio Alvarez, a la intachable batería de Óscar Román o a las consistentes guitarras de Rubén Carrera y el propio Vasconcellos hay que tomárselos a todos muy en serio a la hora de establecer más virtudes del grupo procedente de Baiona, al lado de Vigo.

Según transcurre la obra, con intensas canciones de muy inmenso “groove” y siempre compuestas éstas por ellos mismos, como las bailables “A Liar” y “You can’t have the cake and eat too” , la eléctrica y deliciosa “Moving on”, la linda serenidad de “Hey boy!”, la dinámica “Free your mind (if you want)”, la impetuosa “Brand new sunset” o la robusta “I aim higher”, la formación de Pontevedra se muestra como unos muy competentes revivalistas setenteros; muy en la línea intencional de otras rockeras bandas españolas, también de palpable calidad, como Imperial Jade o The Mothercrow; entre otros.

El remate del muy aconsejable repertorio son los 6 minutos de “What now?”, donde el quinteto ahonda en terrenos más atmosféricos, épicos, progresivos y sugerentes; además de deslizar un inesperado giro final de 360 grados, el cual el oyente paladeará si éste espera, pacientemente, a que el postrero corte vaya finiquitando toda su extensión.

En definitiva, que a este quinteto “especular” (o sea, relativo a un espejo) del noroeste hay que tenerlo muy en cuenta dentro del rock peninsular, en este 2020; aunque como contrapartida, opino que The Mirror deberá tomar más riesgos estilísticos y concebir más singularidades en segundos y terceros LPs futuros. Aún así, aptitudes y actitudes para proseguir avanzando les rebosan a borbotones y recomiendo a los melómanos seguirles, muy atentamente, ya desde esta “opera prima” suya de muy deslumbrantes refracciones sónicas.

Escucha The Mirror – The Mirror 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.