Wilco – A ghost is born (Nonesuch)

Wilco ha vuelto al pasado para recuperar el futuro, ya que A ghost is born es un álbum que se podría haber grabado hace mil años o que se podrá grabar dentro de otros mil. Este disco muestra una voluntad por continuar un camino y pone encima de la mesa unas creencias, una fe inquebrantable en el rock’n’roll. Que no es poca cosa.

Visto desde esta perspectiva, A ghost is born es un disco incómodo para las radiofórmulas porque es de verdad, no tiene trampa y está compuesto desde una sinceridad que hace daño. Es insólito que tengamos que destacar unas particularidades que deberían ser inherentes a todos los discos de rock que se graban en nuestros días, pero, por desgracia, son cada vez menos frecuentes las lecciones de riesgo como la que aquí encontramos.

De este modo, van apareciendo sus doce canciones sin apenas tiempo para la reflexión profunda, porque hay mucho que apreciar, mucho que degustar de cada uno de los temas: la candidez envenenada de “Muzzle of bees”, “Hummingbird” o “Hell is Chrome”; la audacia de “Spiders (Kidsmoke)” o “I’m a wheel”; el rock con raíces de “The late greats”; la sensibilidad convertida en música de “Company in my back” o “Theologians”. Y a pesar de ser un disco más analógico, esto es: hay poco del inteligente uso de la electrónica de su disco anterior; nos acaba por parecer marciano en muchas ocasiones, baste como ejemplo la parte final de “Less than you think” o la de “At Least that’s what you said”.

Muchos han encontrado referencias de otros grupos en el disco, pero una escucha atenta nos llevará a la conclusión de que suena a Wilco. Porque nadie puede ya dudar de que la capacidad de composición de Jeff Tweedy ha llegado a unos extremos de calidad increíbles, si la comparamos con aquellas primeras canciones que compuso para los imprescindibles Uncle Tupelo o con la media de los compositores actuales. Ya que, además, los textos rayan de nuevo a gran altura y nos ayudan a entender el paraíso atormentado de su creador, la dolorosa lucidez del que se sabe vivo.

En definitiva, no vas a encontrar discos como éste en mucho tiempo. Disfrútalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.