Wild Honey – Epic Handshakes and a Bear Hug (Lazy Recordings)

Desde hace un tiempo, hay un puñado de bandas internacionales que forman parte de ese movimiento que se ha dado en llamar Do It Yourself (DIY) y que consiste en lo que aquí conocemos como “yo me lo guiso, yo me lo como”, que traducido a música viene a ser: yo compongo, toco y grabo en mi casa. La verdad es que esta forma de hacer las cosas nos ha dejado discos muy interesantes e incluso pequeñas joyas donde los medios técnicos o económicos se suplen con imaginación, ingenio y buenas ideas. Era cuestión de tiempo que esta forma de hacer llegara a nuestro país.

Guillermo Farré, bajista de la banda Mittens, se ha unido a este grupo del DIY y bajo el pseudónimo Wild Honey (tomado de los Beach Boys) se ha cocinado en su casa de Madrid una de las sorpresas nacionales de la temporada: un disco de una calidez delicada que lleva el sugerente título de Epic Handshakes and a Bear Hug. Como pequeñas golosinas, ha construido canciones pop de juguete que son como esos libros infantiles en tres dimensiones: pasas la página y se abre ante ti una pequeña historia, con mil detalles y colores.

Canciones intimistas y preciosas, palmas y coros cercanos al bubblegum, el disco se abre con “Whistling rivalry” y un ukelele que le da un aire sencillo y acogedor. Pero es en “1918-1920” donde aparece la primera gran referencia de este disco, el sonido de los Beatles más juguetones. Desde aquí, Guillermo entrega pequeñas dosis de pop adornado con coros femeninos, moog, xilo y algunas de las melodías más inspiradas del año. Especialmente llamativas son “To steal a piece of art” (cien por cien tarareable),  “Gold leaf” (con esos coros estilo Belle and Sebastian y el ritmito de bossa) o la hippy “Brand new hairdo” (con una flauta sacada de los 60 más flower power).

 Exquisito disco éste de Wild Honey de pop bonito y dulce, que tal vez peque de poco arriesgado o incluso poco original, pero que no por ello se disfruta menos, mostrando nuevos detalles a cada escucha. Una perita en dulce, que diría mi abuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.