90 Day Men – Panda Park (Southern Records)

Los que asistieron a alguno de los conciertos que ofrecieron en España en su última gira Europea presentando su anterior largo To Everybody gozaron de un set inolvidable. Ese no es mi caso, pero llegan voces de que aquello fué desbordante…

Gracias a eso pude descubrir To Everybody (2002) y su anterior (it [is] it) critical band (2000). Sendos discos te hacen entender que su manera de componer y realizar canciones es muy personal y libre, siendo quizás el primer disco mucho más fácil de etiquetar dentro del “post-rock”. En alguna de sus vertientes.

Sea como sea, todo esto nos lleva a este Panda Park, que vino predecido del ep Too Late or Too Dead, en el que ya se intuía que la presencia del piano/teclados iba a ser mayor (ciertamente entre sus dos primeros discos ya ocurrió).

En apenas 35 minutos de duración desplegan su rock experimental, donde lo ya mostrado anteriormente se le suma más psicodelia, que en esta ocasión recuerda al Bowie más setentero (incluso en la voz), y se mezcla con el rock simfónico y barroco… -No, no, mi cabeza sigue estando ahí… no es el disco que tu padre (gran fan de Brian Eno) siempre ha deseado-

Con la vista mirando para adelante, sin perder de vista lo que hay detrás y sobretodo y antetodo, recorriendo lo que hay dentro, 90 Day Men consiguen con su tercer disco, sin alardear de ello, un disco sin etiquetas, fresco y de rock, tal y como hicieron con cualquiera de sus anteriores entregas, solo que sin repetir la fórmula, tan solo la calidad del resultado. “Even Time Ghost Can’t Stop Wagner” o “Night Birds” son dos muestras potenciales de ello.

Y habiendo recalcado la importancia del piano a lo largo del disco, también hay que hacerse eco de los detallados y efectivos ritmos de bateria, que vienen a ser, junto al piano, el alambre sobre el crece la enredadera (voz, bajo, guitarra) que son sus canciones.

Si puedes hacerte con toda su discografía (añadir a lo nombrado el 7 pulgadas She’s a salt shaker/activate the borders, el ep 1975-1977-1978 y un split con Gogogo Airheart), te será mucho más fácil comprender este último trabajo de los de Chicago, que una vez más desbordan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.