Amaro Ferreiro – Personajes secundarios (Altafonte)

Lo fácil sería decir que, poco a poco, Amaro Ferreiro va construyendo una carrera solista muy, pero que muy interesante. Y es cierto, pero la verdad es más profunda: Amaro lleva tiempo poniendo en pie una muy buena carrera discográfica en solitario. Sus discos no son meras anécdotas al margen de su trabajo como mano derecha de su hermano Iván Ferreiro, sino importantes declaraciones de un autor. Después de La ciudad de las agujas y Biólogo, llega Personajes secundarios, un disco de lujo. ¿Por qué de lujo? Porque Amaro no es de esos que se agarran a la guitarrita acústica para hacer canciones de toda la vida a la manera de toda la vida. No, este hombre aprovecha la tecnología, la electrónica y los mimbres tradicionales para hacer música popular, y lo que obtiene es eso, música popular pero de nuestro tiempo, no el de nuestros padres. Es muy emocionante que haya mentes como la suya, que trabajan para dislumbrar el futuro inmediato de la música.

El disco tiene credenciales, tanto las del propio Amaro Ferreiro como las de Ricky Falkner, que se ha encargado de la producción y del bajo, pero también la del núcleo duro de los grandes músicos que le acompañan, desde el propio Iván Ferreiro que se pone al servicio de su hermano hasta Martín Perarnau (el cerebro tras los estupendos Mucho), pasando por Xavi Molero (un gran batería a reivindicar) y Nicolás Pastoriza. También están los invitados como Rayden y Miren Iza y a nivel técnico gente de gran nivel como Ángel Medina, Jordi Mora y Santos Berrocal, entre otros. Si eres de los que se leen los créditos de los discos, ya habrás entendido que Personajes secundarios es un trabajo en el que se ha implicado gente que sabe lo que hace.

Entrando en materia, el álbum es bastante variado pero, como antes comentábamos, siempre siendo actual y atrevido. Buen ejemplo fue el single “Ángeles fósiles”, que no define el disco pero sí indica que Amaro pretende ir más allá de lo habitual. Empieza con la intimidad de “24H”, una balada a piano con detalles electrónicos, que crece y crece, como en “Madrid, en la actualidad”, que juega al despiste y sorprende muchísimo tornándose en medio tiempo de arreglos inventivos. Algo parecido ocurre en la inclasificable “Adorado pez”, no por ello menos buena. El pop se utiliza como ariete en “JC”, pero luego lo emplea como orfebre en “Sherpa” o ambientalmente “Doppelgänger””. Hay un juego similar en todo el disco, los géneros son una herramienta. Fijaos como se vuelve a utilizar en “Vota al amor” y “Desesperadamente”, pero esta vez dinámica y cristalinamente, cerca del rock alternativo. Todo envuelto en unas letras a pecho descubierto que retratan el día a día del ciudadano medio, que subliminalmente van enganchado y provocando conexión con el universo del músico. Quizá por eso queda tan bien terminar con “Meigallo”, desnuda, tranquila.

Escucha Amaro Ferreiro – Personajes secundarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.