Arcano Guzmán – Ciudad inventada (Auto)

A priori, parecía que el proyecto electrónico Arcano Guzmán era un divertimento, una forma de evasión y de descansar del rock para Gastón Nosiglia y Paco Mut. Sin embargo, dos años justos después de Lunokhod (Autoeditado, 2014), la pareja valenciana, exmiembros de Teleplásticos, vuelven con un nuevo álbum y un enfoque más ambicioso, como queriendo dejar claro que se trata de un proyecto consolidado y con ánimo de seguir creciendo.

En La Ciudad Inventada (autoeditado, 2016) Arcano Guzmán siguen rindiendo homenaje a la música sintética de finales de los 70 y principios de los 80. Sus referencias más claras parecen seguir siendo los alemanes Kraftwerk y las operetas espaciales de Jean Michel Jarre, dejando algunas vías de escape abiertas hacia el tecno-pop más ligero de los 80. La principal novedad, sin embargo, es la aportación de las voces, prácticamente ausentes en su anterior trabajo. Voces robotizadas, corales, llegadas desde algún sitio lejano, casi ocultas debajo de capas de sintetizadores y percusión electrónica.

El inicio con “Autopistas cerebrales” crea una atmósfera decadente y futurista heredada de Lunokhod, repleta de repeticiones y bucles, que se mantendrá, de manera intermitente, a lo largo del álbum. Lo hace, sin embargo, con matices: por las rendijas del entramado espacio-temporal se cuela algo del pop más pesado, casi industrial, de los Depeche Mode de finales de los 80 (“Autómata”), o del más desenfadado de grupos como Human League o incluso Aviador Dro (“Satelite”, “Nuevo en la ciudad”, la más cálida “Error humano”). Lo que predomina, y esa es otra herencia aparente de Lunokhod, son los duelos entre los teclados, a veces en formato pregunta-respuesta y otras escondiéndose unos de otros, trazando melodías independientes que juegan a entrecruzarse. Otra de las inspiraciones del dúo, el cine, hace su aparición de forma evidente con la utilización de un diálogo de la película La Máquina del Tiempo en “Cuarta dimensión”, pero también con los ambientes opresivos que salpican aquí y allá temas como “La ciudad inventada”, “Guerra invisible” o “Francotirador”.

Todos esos temas y recursos parecen fusionarse en “Éxodo”, que cierra el álbum de forma excelente, dejando un buen sabor de boca y ganas de volver a escuchar el disco para desentrañar sus secretos e intentar responder a las preguntas que ha ido dejando en el aire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.