Aroah

Intérprete de si misma

Songwriter con actitud, a base de conciertos ha conseguido que cada vez se hable menos de su edad y más de sus (excelentes) canciones. Su nuevo EP “En el patio interior” es un paso adelante hacia la madurez.

¿Quedaste contenta de tu último concierto, presentando el nuevo disco en Madrid?

No esperaba que hubiera tanta gente ni que hubiera tan buen ambiente
Estuve muy a gusto sobre el escenario, porque estoy muy cómoda tocando en acústico.

¿Como te sientes mejor sobre el escenario, tocando en acústico o con banda?

Depende del día. Con un grupo nunca he tenido la oportunidad de tocar lo suficiente y en acústico he tocado muchísimo. La mayoría de los conciertos que he hecho fuera han sido así porque era la forma más barata de presentar las canciones de Aroah. Otra cosa importante es que no tengo un grupo estable. Ahora mismo seríamos Raül, de Refree y yo.
Soy muy tímida… me cuesta mucho estar con gente y hacer música. Por ejemplo con el bajista y el batería con los que hice el último concierto de grupo creo que si pudiéramos ensayar más podríamos hacer un buen directo.

A finales de Febrero sale al mercado tu nuevo disco. ¿Qué te gustaría contarnos?

Es un mini-LP de seis canciones que en parte es un tributo al “Berlín” de Lou Reed. Desde hace mucho tocaba la versión de “Caroline Says II” y ese fue uno de los empujones al proyecto para poder vendérselo al sello. Fue todo una serie de golpes de buena suerte porque muchas veces quieres algo pero no consigues que todo funcione como tú quieres. Fue una casualidad que el estudio estuviera libre esos días y abrieran el fin de semana para nosotros. Yo había grabado allí a veces y el mismo dueño vino a hacer de técnico. El sello también se saltó su plan de lanzamientos, porque sacaron el disco un mes después de que les propusiera la idea. Raül Fernández lo produjo y lo grabé en Barcelona.
Este nuevo disco es como el último coletazo de algo. Las canciones se compusieron después de las de el trabajo anterior y es una especie de “resaca” del anterior. Tiene sentido como conclusión, también las fotografías… son cosas que pensaba haber utilizado en The Last Laugh. Son cosas que no conseguí expresar en el disco anterior. Analiza con un poco más de distancia lo que en el otro disco era algo más impulsivo.

¿Has quedado entonces contenta con el resultado del EP?

Mucho, porque no estaba muy segura de cómo iba a hacerlo y todo ha salido bien. Sabía que tenía que hacer algo con esa canción y que grabar un par mas pero de ahí a un mini álbum… Tenía una canción que se llama “En el patio interior” que quería grabar con piano y guitarra. También había una canción muy incompleta que terminó siendo algo muy interesante después de trabajarla con Raül. Hubo otra de la que terminé la letra mientras en el mismo estudio mientras que se grababan las guitarras. Todo parecía que iba a salir mal pero al final fue lo contrario. El buen ambiente y el habérnoslo tomado con tranquilidad ha dado comoo resultado un disco que me gusta mucho. Las voces grabadas con un buen micro en un estudio en el que estaba cómoda y podía experimentar un poco con la voz han sido muy importantes. Con el tiempo me he dado cuenta de que no es tan importante cantar bien porque cantar en el fondo es interpretar.

¿Qué colaboraciones has tenido esta vez?

Casi nadie más que Raül y la chica que toca el violín con él. Fue una cosa tan acelerada que no daba tiempo a más pero lo próximo que haga creo que va a ser un largo con él. Hemos trabajado muy bien juntos y creo que tenemos que grabar algo. Antes había cantado para Refree y él había tocado en mis discos. Una vez tocamos juntos un par de canciones en un concierto que montó para un festival de cortos independientes. Sólo cantábamos una cantante de flamenco y yo. Muchas veces pensamos en hacer un grupo que se llame Sobresueldo para poder hacer más cosas porque es con quien me siento más a gusto haciendo música.

¿Con el tiempo te vas sintiendo más cómoda haciendo letras en castellano?

Sí, creo que lo tengo superado. Soy más exigente o tal vez tengo más práctica en inglés. No me siento incómoda con el castellano, pero no soy tan productiva. Creo que es más difícil pero que también se pueden hacer grandes letras de “pop simplón”. A veces cuando la gente hace letras en inglés está más a gusto con el sonido de las palabras que con lo que está diciendo.

¿Cuándo fue la la última vez que tocaste fuera de España? ¿Después de tantos conciertos, sigues estando nerviosa antes de subir al escenario?

El pasado Abril estuve tocando en Francia en un festival. No es cierto que el no estar en casa ayude a que estés más tranquilo. No te preocupas por la gente en sí, es más bien una cadena de acontecimientos: cómo hayas pasado la tarde, qué esperes del concierto y qué inseguridades tengas. Con el tiempo he aprendido a tomármelo con mucha tranquilidad y así llega todo más fácil. Si le doy demasiadas vueltas a lo que está pasando sé que no va a funcionar cuando salga a tocar.

¿De qué hablan las nuevas canciones?

Con las letras en inglés tengo claro que a veces no llega a todo el mundo, por eso he puesto las traducciones en el disco. Las letras de los demás discos se pueden ver en mi pagina web en internet. En este mini-LP hay una canción un poco mísitica, otra sobre el divorcio que habla obre la pérdida de la inocencia de un padre, otra inspirada en un viaje por Francia que se llama Blue Room sobre el estar solo en la habitación de un hotel: la claustrofobia que puede dar y la soledad que se puede sentir. De todas maneras prefiero que cada uno interprete las canciones como quiera. Mis canciones creo que tratan más sobre las mentiras y el desengaño, sentirse herida y acusar a la gente injustamente.

¿Piensas que es más fácil escribir canciones tristes que felices?

No creo, lo que pasa es que yo no suelo escribir muchas canciones alegres. En los últimos cuatro años por primera vez empiezo a ser realmente feliz y no estoy componiendo nada… igual es que sólo estoy cansada. Hay un par de canciones mías que podría considerar “felices” pero el toque trágico siempre tiene un punto de atracción. Lo que no sé es diferenciarlo, la felicidad también puede ser trágica y las dos cosas cosas pueden estar en la misma canción.

¿Qué canción te gustaría tocar pero te daría demasiada verguenza?

Estuve intentando sacar “The Final Countdown” de Europe, pero no me acuerdo… La solía hacer con Greg Weeks en una gira que hicimos, pero no me atrevía a tocarla sola y me daba miedo empezar a reirme en mitad de la canción… dice algo así como “nos dirigimos hacia venus con las cabezas en alto…”.

¿Qué ha cambiado en tu forma de componer desde que empezaste?

Creo que se ha hecho más complicada. Puede que haya aprendido a tocar mejor la guitarra. Creciendo y evolucionando en dirección a hacer cosas más sencillas y a la vez más complicadas en las estructuras. Cuando me canso de una cosa y empiezo a hacer otra en el fondo siempre es la misma persona intentando hacer canciones, así que aunque no se note por fuera yo sí que he sentido mucho cambios por dentro. Las letras, sobre todo desde el primer EP han ido mejorando sólo por crecer. Desde los 18 hasta los 24 han pasado muchas cosas y eso se nota en lo que escribo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien