Beans – Tomorrow Right Now (Warp)

Beans, antiguo componente del grupo neoyorkino Anti Pop Consortium, empieza su andadura en solitario con un trabajo bastante turbador y barroco. Disueltos aquellos (parece que definitivamente –una auténtica pérdida para la música y el para el hip hop-) Beans retoma, en parte y con relativo éxito, el discurso “electro” y minimalista de APC.

Es, sinceramente, un disco duro de escuchar, mucho más que los de APC, ciertamente más fluidos y placidos. Un disco, Tomorrow Right Now, rabioso e hilarante (“…perfect/ like a family portrait” dice en “Mearle” ), en el que Beans evidencia su desencanto hacia el estado de una música, el hip hop, absorbido por los estereotipos. Esto en APC ya era así, pero Beans retoma a su manera la idea primigenia del hip hop: la originalidad constante.

Beans se lanza, pues, al ruedo con un ejercicio de rimas hiperveloces –toda una proeza- y bases hipnóticas. “Phreek The Beet” – a ritmo de juju music afro- es candidato a tema lunático del año y “Hot Venom” -veneno candente- invita al frenesí. Disco de tono pesimista en el que la voz crispada de Beans se deja notar en más de un corte. Encontramos además algunos acapellas introspectivos, en dónde Beans ejerce la auto-critica, y un par de instrumentales electrónicas –no muy interesantes, la verdad- que conforman un ejercicio delirante por momentos.

¿Hacia dónde va el hip hop? se preguntarán algunos. Actualmente, esta música se divide entre la ortodoxia mainstream (pocas cosas salvables), la ortodoxia underground (todavía hay margen para sorpresas) y el experimento de algo que podríamos llamar como “free hip hop”. En este último –y necesario- carro, “la tercera vía”, encontramos a gente como Beans, APC o El-P, entre muchos otros (en España: el sonido cada vez más extra-planetario de DJ Griffi). Son estos últimos los que, a juicio de no pocos, son capaces de tender lazos entre el clásico underground y las zonas más libres de esta música, expandiéndola y revolucionándola. Volviendo a las esencias, pero con otra perspectiva secular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.