Beirut – March of the Zapotec / Realpeople Holland (Pompeii records)

Los primeros compases y los instrumentos de viento de “La llorona” trasladan a una vieja ciudad de México. La trompeta y el acordeón crean una melodía preciosa, triste, no angustiosa, y ancestral. Mientras, muy lejos de ese México antiguo y de los ritmos y las bandas oaxaqueñas, la canción “Venice” mezcla ritmos electrónicos con la voz de Zach Condon, cantante de Beirut. Y es que la banda presenta un doble EP con dos caras bien diferenciadas en su sonido, pero cercanas en su esencia, en lo que puede llegar a transmitir. De la música tradicional y antigua del EP March of the Zapotec (Pompeii records, 2009) al electrónico EP Holland (que Condon no firma con el nombre de Beirut, sino como Realpeople). Un paso más en la madurez de este artista que con este doble EP se muestra más abierto a experimentar.

Beirut consigue en su tercer disco dividir lo que ya hizo en sus extraordinarias obras anteriores Gulag Orkestar (Ba Da Bing!/4AD, 2006) y Flying Club Cub (Ba Da Bing!/4AD, 2007). Los primeros ritmos de las seis canciones de March of the Zapotec, con la colaboración de la Band Jimenez (Oaxaca), recuerdan a su primer trabajo publicado tres años atrás y sus canciones balcánicas. Las pesadas trompetas, los ritmos pesados de timbales y la voz desgarrada de Condon consiguen hacerte viajar a una tradición centenaria, a paisajes verdes y montañosos bajo un caluroso sol y a algún recuerdo infantil de aquellas fiestas en un pueblo perdido. 

Así transcurre el primer EP, que incluye canciones instrumentales (como “My wife” o “On a bayonet”) con sonidos de viento, acordeones, percusiones y algo similar a un ukelele. Hay temas  más densos, “The Ankara” y otros más animados casi a ritmo de vals acelerado como “The Shrew”. Imposible no mover la cabeza (ridículamente) de izquierda a derecha y de derecha a izquierda.
En Holland también hay destellos del que fue la primera obra de Condon. De hecho, parece la continuación de aquella fantástica y electrónica “Scenic World” del disco Gulag Orkestar. La obra transcurre subiendo la intensidad y el ritmo de las canciones para terminar con una popera “No dice”. Conjuga ritmos ambientales y muy melódicos con otros más propios del estilo pop como “My night with the prostitute from Marseille”.

En conjunto, un disco imprescindible para los seguidores de esta joven banda que juega, experimenta y evoluciona, pero sin desviarse de lo que han sido sus anteriores álbumes. Seguramente no será el mejor cd para adentrarse en el mundo Beirut, ya que es mejor comenzar ese camino con Flying Club Cub, pero a partir de allí, este doble EP será más que necesario. Seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien