Benjamin Biolay – Négatif (Virgin)

¿Se puede hablar de Benjamin Biolay sin citar a Serge Gainsbourg? Me temo que ya no. El de Villefranche-sur-Saône se ha convertido en una de las referencias fundamentales de la música gala, y por extensión de toda la escena europea, actualizando la propuesta que Gaingsbourg o Trenet elevaron al máximo exponente, siguiendo eso sí un camino distinto al abierto por Dominique A en la década de los noventa.

Tras grabar su primer trabajo, Rose Kennedy (01) y de realizar un sinfín de colaboraciones junto a Henri Salvador, su hermana Coralie Clement, Keren Ann o los propios Nada Surf, Biolay nos entrega ahora el siempre complicado segundo álbum, superando la difícil prueba con nota alta. Biolay se ha autoexorcizado del personaje-crooner creado para su álbum de debut, ampliando así el marco en el que poder expresarse y abandonando, a pesar del título del álbum, el tono excesivamente pesimista que caracterizó su primera entrega.

Dentro de Négatif y de su relativo optimismo, encontramos temas con un aire inusitadamente pop que rozan incluso lo comercial, como es el caso de “Chaise A Tokio”. También hallamos cortes con un aire más folk, como el que abre el álbum “Billy Bob A Raison” o “Little Darlin’”, con sample de Jimmie Rodgers junto a The Carter Family incluído.

También hay tiempo para las colaboraciones, en este caso con su musa-esposa Chiara Mastroianni, hija de Marcello Mastroianni y Catherine Deneuve, con la que borda la melancólica en “Je Ne T’ai Pas Aime” y deja abierta futuras colaboraciones musicales.

Llaman también la atención la producción del álbum y la gran variedad de arreglos que utiliza Biolay en el disco; cuerdas, vientos, theremin o elementos electrónicos que enriquecen de manera elegante un álbum que no hace sino apuntalar lo que esperamos sea una de las carreras más interesantes de los próximos tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.