Bloomington – Kill the rock stars we were (Aloud Music Ltd)

Los cacereños Bloomington entregan su segundo trabajo, Kill the rock stars we were, primera referencia del sello Aloud Music, primo cercano de esta publicación. Editado en un cuidado digipack, el lp incluye catorce temas, más un bonus en forma de pista multimedia con diez demos en mp3, un videoclip, letras, fotos y acceso a una website oculta de la banda. Toda una declaración de intenciones por parte del sello y la banda.

Definir Kill the rock stars we were con una etiqueta es poco menos que imposible. Además, sería injusto. Indie-rock, emo, post-hardcore, pop-rock… todas ellas son válidas para poner título a un trabajo arriesgado, coherente y, sobre todo, sobrado de calidad.

«Introducing the rock» es el primer tema y con él Bloomington dan una patada a todo lo que habían hecho anteriormente. Sorprende tanta rabia y contundencia, especialmente a los que conocíamos su anterior The Magic Bullet theory (Autoedición, 2002). Este primer tema adelanta algo que veremos en varias ocasiones durante el disco: las estructuras repetitivas y densas que dotan a Bloomington de un sonido personal y característico.

«American» y «A quiet life with my wife» son los dos momentos más acertados del disco. Canciones perfectas que sobresalen entre un universo particular donde Bloomington concentran sentimientos e ideas vistas desde un prisma bastante personal. Y es que Kill the rock stars we were está lleno de aristas: temas de apenas un minuto («Lullaby n1») y temas de diez («Last chance to the hope»), temas instrumentales («Edmond O´ brien») y letras preciosas y con mucho simbolismo («The lighthouse man»), sonidos lo-fi («My goddess child») y rabiosas canciones cercanas al hardcore («New Days to brave»)…

¿Y cómo puede unirse con coherencia todo esto? La respuesta es sencilla: a los mandos está Xavi Navarro y su extraordinario trabajo hace posible que en ningún momento se pierda el nivel de intensidad de las canciones, aunque es bien cierto que a partir del corte número seis («Julia») la escucha del disco se hace más difícil. Pero, a pesar de que el comienzo del disco parezca más atractivo en las primeras escuchas, es en la parte final donde encontramos la verdadera dimensión de Bloomington: un grupo cuidadoso en las composiciones, perfeccionista en los detalles más ínfimos y que utiliza el riesgo, de manera temeraria en algunas ocasiones, como forma de expresión.

Kill the rock stars we were es un salto hacia adelante de un grupo con una trabajada carrera a sus espaldas, aunque lo mejor de todo es que, sin duda, este no será su mejor disco. Así, además de lo que contiene, el disco me gusta por lo que enseña y deja intuir. En definitiva, nadie deberá extrañarse si dentro de uno o dos años hablamos de Bloomington como uno de los grupos punteros del emo-rock europeo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien