Brian Eno & Karl Hyde – High Life (Warp)

La resurrección de Brian Eno es algo que lleva anunciándose desde los años ochenta y servidor aún no sabe exactamente en qué momento se le dio por finiquitado. Es una obviedad que ante tamaña discografía la calidad de sus obras a lo largo de los años es bastante irregular pero Brian Eno siempre se ha cuidado mucho de no caer ni en la autocomplacencia ni en la repetición, es por tanto comprensible que uno no siempre capaz de encontrar a su Eno particular. Por el contrario si uno insiste en la búsqueda  es casi imposible no encontrar nada por lo que seguir rindiéndole pleitesía.

En su última etapa, en colaboración con Karl Hyde de Underworld, vemos un ejemplo claro de esta circunstancia. Si su primer disco conjunto Someday World, publicado a principios de este año, fue un disco blando y melódico, ideal para oír sin escuchar, en High Life, hecho pocos meses después, Eno y Hyde se embarcan en un proyecto mucho más ambicioso y desafiante. La piedra angular, como bien anuncia el título, es el género de música africana Highlife, de la que por estos lares solo conoceremos a algún autor tangencial como Fela Kuti, aunque Eno, a diferencia de su buen amigo David Byrne, prefiere mantener las distancias, no sumergirse de lleno en el género y seguir conservando su propio sonido. Aunque en realidad la guitarra y el estilo de Karl Hyde se imponen muchas veces a Eno, algo difícil dado el carácter perfeccionista del británico, dando a veces la impresión de estar escuchando a unos Underworld de influencias africanas. En este sentido es, por mucho, muchísimo, uno de los pocos discos de la casa Eno donde la etiqueta bailable no suena a chiste.

High Life es un disco irregular, no hay que dejarse llevar por el entusiasmo, a canciones estupendas como “Return” o la épica “Lilac” hay canciones que suenan a cara B de algún single perdido de electrónica británica de los noventa como “Moulded Life”. En todo caso el carácter experimental del proyecto y su aire de improvisación siempre dejan algo bueno en todos los temas con el que irse contento. Solo cabe esperar que Eno mantenga la ilusión de su colaboración con Hyde porque sin duda pueden crear muy buenos discos en el futuro.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.