Corea – Los Peores 7 Peores Km de mi Vida (Error!/Existencia)

Excelente tercera referencia del sello barcelonino Error! y debut para el valenciano Existencia el de los alicantinos Corea.Según reza la promo, nos encontraremos con “intensidad fuerza, tranquilidad, agonía, …”, pero mucho me temo que eso y todo es poco, ya que la cantidad de emociones que puede transmitir tan solo una de las siete canciones que componen el cd sobrepasa esos y otros adjetivos.

Reconozco que la primera escucha de este disco me dejó exhausto, un tanto perturbado, pero con ganas de más. No estamos ante un disco fácil ni cómodo de escuchar, procura no ponerlo en el comedor de casa cuando tengas las visitas familiares tomando el café, pero préstale mucha atención a esta banda, que apuntan muchas maneras.

El álbum se abre con “Cuando el mar pierde las conchas”, una de las mejores canciones del album, de unos siete minutos de duración, en el que pasan del hardcore-crust a los momentos acústicos con una sorprendente facilidad sin parecer que añadan “postizos” ni resultar forzado, más bien al contrario, con una gracia inaudita.

De entrada dejan claro que estamos ante un cd para “mentes inquietas” que no se pongan límites estilísticos ni de ningún tipo. Tras otro título poético (“La muerte fosiliza el recuerdo, el grito cristaliza la agonía”) se oculta un medio-tiempo que da paso a un hardcore cercano a los primeros Standstill (coinciden tambien en el uso de la melódica o la voz tipo megáfono, pese a no resultar coincidentes en demasiados aspectos más), con la misma gracia de cambio de registro comentada anteriormente.

Los dos siguientes cortes, “Ofelia” y “Eterno en la garganta del tormento”, de largo minutaje (sobre los 11 minutos cada uno), son donde más rienda suelta dan a todos y cadauno de los variopintos elementos que componen Corea, aunque en algun momento concreto la calidad de la grabación no dé mucho de sí y resulte involuntariamente lo-fi.

En “Eterno en la garganta del tormento” se les intuye un acercamiento post-rock de guitarras y tiene un regusto post-hardcore, y “Interrupciones” acaba con una orgia de ruido dando paso a “Siete Kilómetros” donde el ruido se mantiene durante toda la canción, sobreponiéndose a todo tipo de samples, voces y pregrabaciones, para finalmente culminar en “1000 millones de cuervos”, la última del cd, que de una manera muy rítmica, calmada experimental y porqué no decirlo, bastante oscura, progresa poco a poco, con ese saber hacer que les caracteriza, hacia una explosión con tintes metaleros crust, dejando claro que todo tiene cabida en cuanto a emociones se trata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.