Dawes

Nos vemos a nosotros mismos como una simple banda de rock and roll

Con sólo dos discos, los californianos Dawes ya son una de las bandas más respetadas de Estados Unidos. Tras un primer disco prometedor (North Hills, 2009), la publicación de Nothing Is Wrong los ha elevado a la categoría de banda de culto en todo lo que engloba ese ambiguo género en que se ha convertido la americana. Sin duda, que ATO Records los elija para grabar es un dato a tener muy en cuenta.

Hablamos con Taylor, uno de los hermanos Goldsmith que compone y canta la mayoría de las canciones, de sus expectativas, de la evolución de la banda, de la música de los 60 y de todo lo que rodea a Dawes.

¿Cómo es eso de que alguien de ATO Records llame a tu puerta y diga “queremos grabar vuestro disco”?
Tuvimos mucha suerte en eso. Estábamos preparados para grabar un buen montón de canciones, y ATO siempre nos ha apoyado mucho en nuestra forma de trabajar y len a rapidez con la que trabajamos.

Después de un gran debut, ¿esperabais este entusiasta recibimiento para el segundo LP? ¿Estabais preparado para ello?
Definitivamente no. Creo que es imposible predecir lo que a la gente le va a gustar. Hubiéramos seguido siendo más o menos la misma banda del primer disco y la gente podría haberlo odiado y gustado por la misma razón. Y lo mismo podría haber ocurrido si hubiéramos cambiado nuestro sonido por completo. Todo en lo que podemos centrarnos es en lo que es importante para nosotros, y esperamos que les ocurra lo mismo a los que lo escuchan.

En vuestro primer disco se os acuso de revelar demasiado vuestras influencias. ¿Habéis encontrado en éste vuestro propio sonido? ¿Algo entre el country de “Coming back to a man” y el último minuto de “Fire away”?
Nos vemos a nosotros mismos como una simple banda de rock and roll. Muchos de los artistas a todos nos gustan – Gillian Welch, Tom Petty, Kris Kristofferson … – no reinventaron un género pero, a través de sus matices y personalidades, sin duda consiguieron un sonido identificable. Nos gusta pensar que hay una cualidad reconocible en las canciones de Dawes. En cierta medida esperamos que se mantenga, y también que cambie y evolucione.

Lo que pasa es que hay demasiada buena música en los 60 y los 70 como para intentar esconderse de ella, ¿no?
Sí. Simplemente tocamos lo que sentimos. Escuchamos tantas cosas nuevas como música de esa época. Creo que, mientras no nos limitemos y tratemos de sonar o dejar de sonar como algo, nuestra música al menos sonará honesta.

¿Qué bandas de esos años escucháis? ¿Y de las de ahora?
En términos de clásicos que nos representan por igual a todos nosotros, yo diría Leon Russell, Bob Dylan, Paul Simon, Little Feat, The Band, Warren Zevon, Steely Dan, Jackson Browne,… y muchos otros. En cuanto a los nuevos, todos tenemos un gran respeto y admiración por for Bonnie ´Prince´ Billy, Cass McCombs, Bill Callahan o Vetiver.

Hablando de épocas pasadas… ¿Qué tal es tocar con Jackson Browne?
Es un sueño hecho realidad. Es uno de los tipos más generosos y considerados con los que hemos trabajado, por no decir que es uno de los mejores compositores de todos los tiempos.

Por cierto, me encanta el uso que hacéis del teclado y el órgano en el disco (Farfisa incluido)…
El Farfisa viene de cuando no ponemos el Hammond A-100 de Leslie. Es un sonido muy diferente al del típico órgano Hammond. Ese es el sonido que usamos en “So well” y también en “That western Skyline”.

La mayoría de vuestras letras hablan de corazones rotos y de hombres que tratan de encontrar de su camino. ¿Son experiencias inseparables?
Supongo que, por lo general, un corazón roto puede ser una buena experiencia de aprendizaje (risas). De lo contrario, yo no le vería la utilidad a hablar de ellos, supongo.

¿Existe una escena musical en Laurel Canyon? ¿Sois vosotros?
En realidad no. Creo que nos llamaron así por algunas de nuestras influencias más evidentes. Pero no vivimos allí o estamos por allí, y realmente hoy en día no hay ningún tipo de comunidad artística allí de la que hablar. Aún así, definitivamente es un sitio precioso.

He leído que antes de Dawes estuviste en una banda de post-punk, ¿es verdad ? Un cambio bastante importante…
No sé dónde empezó todo éso. Sin duda era una banda de más “rock alternativo”, pero nada de post-punk. Ni siquiera estoy seguro de lo que significa eso.

Se os pudo ver tocando algunas canciones en ´Ocuppy Wall Street´ con Jackson Browne. ¿Cómo ocurrió todo? ¿Habéis oído hablar de “los indignados”?
Fue idea de Jackson y, cuando nos invitó a ser parte de eso, hice las investigaciones necesarias para poder defender algo así y se convirtió en algo tuvimos el honor de ser parte. En un país supuestamente democrático, algo tan simple como asegurarte de que estás siendo escuchado por los poderes que te representan se ha perdido de vista en los Estados Unidos, hasta cierto punto. Era una organización que permitía cualquier mensaje a todos, y que permitía tomar el control y empezar a reconstruir las líneas de comunicación para que las voces del 99% de los estadounidenses fueran escuchadas.

No he oído hablar de ´los indignados´, pero me gustaría aprender más sobre ellos cuando estemos allí.

En vuestra primera visita a España tocasteis en San Sebastián, en un festival de jazz… Un poco extraño, ¿no?
Tocamos en Avilés (espero haberlo dicho bien) un par de días antes, y fue igualmente surrealista. Pero el público español que ni siquiera había oído nuestra música estuvo muy atento y nos apoyó mucho. Nos hace muy feliz poder volver allí.

¿Qué esperáis de esos conciertos en España?
Esperamos que esa gente que nos vio telonear a Jackson en aquellos tres conciertos venga y traiga a un amigo o dos. Nada nos haría más felices que conseguir que España se convierta en uno de nuestros mercados más fuertes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.