Death Cab For Cutie

No nos preguntamos por qué hacemos el tipo de música que hacemos

Death Cab For Cutie se encuentran en una situación privilegiada dentro del indie internacional, con un reconocimiento que va más allá de los círculos cerrados alternativos; no es que sea el grupo de moda, pero es claramente un grupo muy importante de los tiempos que vivimos, que se ha labrado su estátus escalón a escalón dejando una larga lista de canciones para el recuerdo. Vinieron por España para presentar su nuevo disco: Plans; y nosotros hablamos con su bajo, Nick Harmer.

¿Qué tal? ¿Habeis “conducido bien y dormido con cuidado”? (“Death Cab For Cutie: drive well and sleep carefully”, Justin Mitchell 2004)?

¡Ojalá! En realidad hemos tenido problemas con nuestro autobús, se ha estropeado. Hemos tenido una noche muy movida, pero con un poco de suerte lo arreglarán hoy, para que podamos llegar a San Sebastián.

Vale, ahora en serio; medio millón de copias vendidas, una nominación a los grammy… ¿cómo se siente un grupo indie relativamente sencillo al pasar a acaparar tanta atención?

Es muy surrealista. Nos ha sorprendido mucho, y no podemos estar más contentos por ello, pero no creo que ninguno de nosotros se esperara que pasase eso. Con un poco de suerte seguirá así.

En vuestro documental se dice “This is not story of underground vs Mainstream or of indie labels vs mayors” pero vuestra historia está un poco entre ello, sois claramente un grupo indie pero ahora habéis fichado por atlantic, como lo llevais?

En general está yendo muy bien. Hay muchas cosas nuevas a las que hay que acostumbrarse, muchas más entrevistas y más contacto con la prensa, pero no es duro. Hasta ahora Atlantic ha sido muy respetuosa y nos ha tratado como el tipo de grupo como el que nos gusta que nos traten. Este nuevo disco tiene tanto éxito que es difícil pensar que hay algo que ha ido mal. Esperamos seguir teniendo una relación de trabajo muy positiva en el futuro, pero nuestras únicas preocupaciones son sobre el grupo; y por eso nuestro documental dice eso. Siempre se ha tratado de hacer buena música, y de ir de gira y dar buenos conciertos: esas son nuestras prioridades principales.

Vuestra música tiene en sí cierta dualidad, tiene una parte muy introspectiva personal, pero por otra parte también es accesible y te llega con facilidad, llegáis a este punto intermedio de forma automática, es vuestra forma de ver la música?

No es necesariamente nuestra forma de ver la música, es simplemente la música que acabamos haciendo, como individuos. No es un proceso consciente, no nos sentamos y (perdón por la broma) no hacemos planes para hacer música así. Es el tipo de música que sale de nosotros cuando empezamos a tocar juntos, y desde luego el tipo de letras que escribe Ben, y creo que es mejor así. No nos preguntamos por qué hacemos el tipo de música que hacemos.

Hacéis canciones para vosotros o para nosotros, (para los demás)

Para nosotros, para nosotros. Quiero decir, es obvio que queremos hacer música que le vaya a gustar a la gente, pero lo más importante es que a nosotros cuatro, cuando estamos en un cuarto escribiendo y tocando música juntos, nos guste esa música; es música que nos gustaría comprar y escuchar incluso si no estuvieramos en este grupo. Creo que mientras nosotros estemos satisfechos, podemos satisfacer también al público. Tenemos la suerte de no tener que pensar demasiado en eso.

Este pregunta era para Ben pero se puede adaptar. Una vez leí que le encantaba el tema Complicated de Avril Lavigne, y he escuchado una versión acústica de Girls Just wanna have fun de Cindy Lauper, es en cierta medida la cultura popular parte de tu influencia para escribir canciones?

Puede. Todos vivimos en el mundo, y es difícil que la cultura popular no te influya en cierto grado. Muchas veces nos lo tomamos como una broma, como algo para divertirnos; pero no es sólo eso, porque son buenas canciones, con buenas melodías, y muchas veces la gente olvida eso. Cuando hay mucha moda y medios de comunicación rodeando algunas cosas, tienden a pensar en ellas como algo que puedes deshechar, cuando en realidad también tienen buenas cualidades.

Sois de Washington, y fue allí donde el underground pasó a conocerse al público mayoritario, lo cual fue una revolución musical desde el punto de vista social muy importante. ¿Cómo lo recordáis? ¿Os influyeron de alguna forma grupos como Nirvana o Mudhoney, a pesar de no tener demasiado que ver musicalmente hablando?

Es cierto que no que nos influyeran mucho musicalmente, obviamente no somos un grupo de grunge ni de nada que se le parezca. Pero ese fue un buen tiempo para crecer en Seattle y ver cómo los grupos llevaban sus carreras en medio de todo aquello, y creo que también es bueno ser grupo después de todo aquello. Creo que lo que más respetamos es la forma en que esos artistas llevaban su trabajo. Lo importante de Seattle por entonces es que lo que contaba era la música y los individuos haciendo música. No era sobre una moda, ni sobre una tendencia, ni era sobre la promoción y todas las otras cosas que gran parte del resto del mundo atribuía a Seattle. Quisieron ponerlo en un envoltorio y darle nombre, llamarlo grunge o lo que fuera… Pero fue una gran reacción, porque hasta entonces un montón del rock and roll era terrible: grandes melenas, chicas, alcohol, drogas, todo eso. Me gusta el hecho de que Seattle le recordara a la gente que la buena música es buena música, y no tienes que ser guapo para hacerla. Creo que esa es una lección importante para el mundo.

Sois claramente un grupo bastante americano, pero vuestro nombre está cogido de una canción de un grupo inglés, y vuestra concepción del pop tiene bastantes semejanzas con la manera inglesa, creeis que han sido ellos vuestros padres?

Sí, exacto, mamá y papá, creo que es una buena forma de verlo. No estoy seguro de cuál es la madre y cuál el padre, pero creo que ambos nos han influido de alguna manera. No podríamos elegir un favorito.

¿Y de Canadá? ¿Qué opináis de los nuevos grupos que están saliendo?

Nos encantan. Hay muchísimos grupos buenos en el mundo. Eso es lo bueno de la música: nunca hay un lugar donde no haya buena música. Por supuesto que hay muchos grupos buenos en Canadá.

Antes vuestra música hablaba mucho del paso del tiempo, sin embargo el título Plans mira al futuro, además ya no hay tanta melancolía; esto es por el cambio de estilo que soléis hacer en cada disco o es quizás el resultado de un cambio en vuestra vida.. una nueva forma de ver las cosas.

Creo que se trata de una continuación de muchos de los temas y de la música que empezamos a hacer en nuestro último disco, en Transatlancticism. Yo no diría que vamos a avanzar necesariamente en una sola dirección, como grupo probablemente cambiaremos y haremos algo diferente la próxima vez, para mantener el interés; pero teníamos la sensación de que había mucho más que decir después de hacer Transatlancticism, en la misma línea. Vamos cumpliendo años, y a medida que creces tu visión de la vida cambia un poco. Me gusta pensar en la música como algo que evoluciona contigo cuando tú evolucionas, y cambia contigo. No tendría sentido tener 40 años y seguir cantando cómo la policía nos quitó los monopatines. Ya no conectaría con nosotros, porque al crecer, la música que haces crece contigo.

También hay una nueva forma de ver las canciones, ‘I Will Follow You Into The Dark’ es una de las canciones más conocidas, y seguramente más bonitas del disco, y es en el formato acústico que prácticamente no habíais utilizado. ¿Es por volver a la canción desnuda, sencilla y pura?

No es cuestión de luchar con las canciones, cada una es de una forma. Y cuando Ben nos enseñó la demo de ‘I Will Follow You Into The Dark’, podíamos haber intentado encontrar la forma de tocarla como un grupo, hacerla eléctrica y todo eso; pero sonaba tan bonita con la guitarra acústica… Nos dimos cuenta de que no habíamos hecho eso antes, así que ¿por qué no? ¿Por qué cambiarla? Fue como pensar «si no está roto, no lo arregles».

Por otra parte justo antes está Different Names For The Same Thing, donde sois muy expansivos. ¿Habéis pensado en desarrollar más esto en un futuro?

Claro. En realidad hemos pensado en desarrollar más todos los aspectos. Algunos grupos hacen una cosa y es su sonido, y hacen el mismo disco una y otra vez, porque suenan así. Pero a nosotros nos gusta hacer música que pueda ir en cualquier dirección, así que puede que algunas canciones sean más expansivas en el futuro. O puede que lo sean menos, no lo sé. Es difícil decir cómo sonará el siguiente disco. Puede que nos compremos guitarras enormes y que haya lásers en el próximo disco, aún no lo sé; pero no me preocupa demasiado.

Supongo que esto será en parte labor de Chris, tienes más proyectos de producción?

Sí, en mayo va a grabar el nuevo disco de Decemberists. Siempre tiene algo programado para el futuro, pero ahora mismo estamos muy ocupados como grupo, con el tour, así que no tiene mucho tiempo para ello. Pero lo tendrá, cuando el tour baje un poco el ritmo. Es muy importante para todos nosotros hacer cosas fuera del grupo, para mantener nuestra energía y nuestra creatividad llenas, y poder así aportar nuevas ideas al grupo. Por eso nos animamos unos a otros a tener otros proyectos.

¿Tú tienes otros proyectos?

Hago cosas relacionadas con el cine, como el proyecto de Directions, con los vídeos de las canciones de Plans, que fue mi idea y lo he estado produciendo. También he dirigido un vídeo del último disco de Decemberists, el de ’16 Military Wives’, con mi amigo Aaron. Además también escribo. Puede que la música no sea tanto mi interés principal, como sí es el de Ben y Chris.

Habéis participado en el Vote For The Change Tour, ¿cómo fue la experiencia, y la posterior decepción?

Fue muy decepcionante no cambiar más de lo que habríamos podido. Pero la experiencia fue genial: lo pasamos muy bien con Pearl Jam, se portaron muy bien con nosotros, y sentíamos que hacíamos un buen progreso en el mundo. Sobre todo nos hizo tener ganas de encontrar nuevas formas de que nuestro grupo se implique políticamente. Nunca hacemos música política, pero creo que como individuos todos queremos involucrarnos políticamente en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.