Diamond Dogs – Kafe Antzokia (Bilbao)

La actual formación de Diamond Dogs pasó por Bilbao para presentar Up The Rock, su último largo. Los seis miembros que conforman el combo sueco se encontraron con un público ansioso por disfrutar de una buena propuesta rockera. La baja de los Dogs en el pasado Azkena Rock a buen seguro dejó a la parroquia vasca con ganas de no perderse la visita otoñal.

Sulo y sus escuderos suman kilómetros a sus espaldas y saben bien lo que el respetable espera de ellos. Además, los nórdicos lograron sobreponerse al deficiente sonido de la sala esa noche. Arrancaron con cierta irregularidad que fueron anulando sin problemas según transcurrieron los minutos. La puesta a punto fue llegando de manera muy sencilla: Sulo se calentó y el público no le fue a la zaga. El repertorio de estos jóvenes clásicos consigue animar al más aburrido de la fiesta y así sucedió. Sonaron, entre otros, cortes de su destacado Too Much Is Always Better Than Not Enough, perlas absolutamente pegadizas y bailables, estribillos ideales para corear y olvidar la rutina de la semana. Sulo se gustó, se cambió de ropa para volver a empapar la camisa y mostró su lado más cálido y agradecido. Porque bien sabe que si gana el equipo, ganamos todos. Y esto no deja de ser un negocio con mucha competencia, no lo olviden. La banda no fue menos, el batería Karlsson incluso se atrevió a hacer de frontman. En lo suyo, estupendos fueron, una vez más, los teclados de Henrik Widen, el saxofón, que debería ser obligatorio en toda formación animada que se precie…

Regresaron en dos ocasiones por petición popular; al menos noventa minutos de set y todos más contentos que unas castañuelas. Diamond Dogs subieron la temperatura de un jueves bastante frío. ¡Viva el rock con saxofón!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.