Eagles of death metal – Zipper down (Universal)

A día de hoy, todos sabemos que Eagles of death metal no es más que un divertimento gamberro. Vamos, una excusa del señor Josh Homme –aquí tomando el protagonismo a bajo y batería especialmente, además de la producción para descomprimir sus logros con los excelsos Queens of the Stone Age y aliarse con su colega Jesse Hughes, grabando cada cierto tiempo un compendio de canciones guarreras de hard rock garajero. Ellos dos se lo guisan y ellos dos se lo comen.

Casi estuvieron a punto de engañarnos con Peace love death metal (04), pero con los años, tanto en sus shows a primera hora de la tarde en festivales de verano (sin Homme) o disco a disco, hemos descubierto que no nos podemos tomar demasiado en serio esto.

Puro jolgorio y diversión canalla, ni más, ni menos. No hay temas memorables y, si me apuran, son la mayoría ramplones. Pero, claro, su posible encanto radica en encontrarnos ante una banda menor, sin pretensión alguna; y es entonces cuando nuestro chip debe cambiar para hacer la experiencia amena.

De este modo, en esta escasa media hora podremos disfrutar relativamente de los coros y la locura esquizofrénica ligera de “Silverlake” o “Got a woman”, el vacileo groovy de “Oh girl”, el pseudo-góspel encubierto de “The reverend” y, sobre todo, el intento por sonar un poco más grasientos y armados de requiebros guitarreros en “Skin tight boogie” y “Save a prayer”, posiblemente las dos mejores canciones del lote. Pero vamos, muy pobre y rácano casi todo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.