Electrónica en Abril – La Casa Encendida (Madrid)

El pasado 19 de abril arrancó el Electrónica en abril. Este año volvían a juntar pasado y presente de la Electrónica más vanguardista con las viejas glorias y los estilos más abstractos con la electrónica más bailable durante tres días y nueve conciertos repartidos entre el auditorio y el patio.
Enhorabuena a La Casa Encendida por el festival y por otro año más de electrónica en abril. Otro año con asistencia más que respetable teniendo en cuenta que alguna de las tendencias expuestas en el festival son un poco arriesgadas, pero han sabido conjuntar a la perfección los conciertos para que hubiera el equilibrio perfecto entre baile y experimentación, y si algo hay que reprocharles es que les queda pendiente para el próximo año contar con alguna propuesta nacional, ya que hay muchísimo talento también en nuestras tierras.
 
Viernes 19
 
Rodrí Davies como hombre honesto que es, apareció en el escenario del auditorio con la naturalidad de un hombre que le satisface su trabajo, aunque como oyente hayas hecho los deberes de escucharte algún disco de Davies, en el mismo momento en que apareció con toda su honestidad te habrás percatado que su set Iría en una dirección totalmente distinta, como era de esperar en su línea de un directo improvisado pero a conciencia, muy centrado en lo suyo desde el minuto 1 arrancó con algo de barroco que a servidor le recordó a otro grande de lo experimental y las cuerdas como Sir Richard Bishop. Pero con un as bajo la manga, que los improvisados compases del (arpa) a mitad de set se transformaron en un Noise endemoniado, que hacía de las sobrecargas de sus pantallas un arma más de deleite.
Ya en el patio dio comienzo al  Set de Lee Gamble. El arranque como era de esperar fue una corriente de ambient vaporoso que se sustentaba en el aire cual humo de porro de hierva. Las atmósferas que hacen parte de su dutch tvasharplumes.
Hubo algo que cada vez veo con más asiduidad en los conciertos  en España, y es esa gente que se acerca hasta primera fila para contarse sus desengaños amoros o para gritar a pulmón limpio su vida cotidiana, y así poco a poco se fue formando un pequeño run run que Gamble solventó con un arsenal de Beats con compresiones duras que no se sostenían sobre ningún tipo de melodia. Eso si, las manipulaciones de Noise a muy alta frecuencia eran un instrumento más para que retorciera los Bombos y, como si un libro de William Borroughs tratase, manejaba los saltos en su música con mucha precisión, lo justo para no desentonar y mantener al público obnubilado con los giros. El éxtasis llegó cuando tiró de temazos como su Plos 97 o Termino de cerrar una cadena que había abierto en mitad del set con unos galletazos del Jungle Británico de libro.
Si hay alguna cosa que achacarle es el exceso de cabalgadas 4×4 que no suele estar muy presente en su obra y esto en un directo techno nunca esta de mas.
Para concluir la noche saltaron al escenario los Londinenses LV + invitado especial Spoek Mothambo quizá el Mc con menos protagonismo en su último trabajo Sebenza firmado a medias con un trío de Rappers de South Africca y que sorprendió bastante el año pasado. Trabajó cómo  no desde su casa Hyperdub, al Mc se le vio sobrado de actitudes para el baile como para escupir versos durante una hora algunos más afortunados que otros.
Con el público entregado al Bailen de sus cuerpos y del Bass más juguetón, no era para menos, y es que el buen Bass siempre  triunfa. Desataron su arsenal de temas con aire masehtnico con temas de compañeros de Hyperdub o Mala, LV puso la casa encendida patas arriba con un soundsystem o Dj Set como arma. 
Los mejores momentos llegaron cuando pinchaban sus propios temas a medio camino entre las calles más sórdidas Cape town y las más multiculturales de South London.
Pusieron final a la noche del viernes  con Drops saturados y bass atronador.
 
Sábado 20
 
El sábado, esperado día de Dean Blunt y Sun Araw.  Era de esperar la buena asistencia del público después de ver los potentes shows de Blunt como HYPE Williams. 
El público estaba muy expectante de con qué nueva maniobra sorprendería. En anteriores shows se ha visto desde su típica atmósfera cargada de humo y de la segadora luz de un flash hasta un culturista exhibiendo su cuerpo.
Con algo de retraso hasta que no se creó el ambiente perfecto con el humo no saltaron al escenario un gran hombre trajeado y Blunt para efectuar el único movimiento que haría con su cuerpo para generar música.
Pulsar el play de un pioneer cdj del que salió toda la música, de esta actuación de la que se puede llegar a decir que ha sido lo más punk y provocador que he visto en mucho tiempo, en las mentes de los asistentes las opiniones eran varias. Escuché comentarios del tipo: “joder es un genio”, o también “me cago en su •••• para esto hemos pagado!”.
Él no es precisamente un músico mediocre. Se le ha visto utilizar diferentes instrumentos en sus shows y el sábado dio un paso al frente para sumar un elemento más, su voz y una faceta de singer melancólico con letras sobre chicas que se van o amores que no han sido. Ni un sólo tema de hasta la fecha, su único trabajo editado en solitario, y en escasa media hora solo cantó 3 ó 4 canciones.
En su provocación, se mostró esquivo, ausente y por su puesto algo misterioso.
Pero por la incertidumbre que generaba que no hiciera absolutamente nada, si que pretendía hacer del concierto algo inolvidable. Lo ha conseguido, pero no por la música, cosa que arrancó con 10 minutos de un pequeño chorro de agua, seguido por una crispación de la calma generada por perros sedientos. En el único tema que sonaron baterías o cualquier tipo de Beat fue en la primera que puso voz, y contenía un sonido potente o sorprendente mente hi-fi.
Si tuviera que poner algún tag a su show sería, AMBIENT PUNK, ambient que se marcaba en los Drones entre pista y pista, strings con sonidos huecos y profundos que creaban suspensión.
Tal vez ninguno de los asistentes entendieron lo que quería decir, o tal vez se ha vuelto un verdadero narcisista que cree que cualquier pedo que se tire puede llegar a ser aclamado por la crítica, o lo que en verdad piensa este servidor y mucha gente que es crítica a los verdaderos narcisistas de la industria musical.
Cosas de la vida, que un show tan corto de tanto que hablar.
Pocas personas en este mundo pueden presumir de grabar un álbum con los míticos The Congos, y no sólo grabarlo, sino convencerlos de llevarlos a tu terreno y acabar haciendo lo que mejor sabes con unas leyendas que no terminan de quedar como merecen ante la crítica por colaborar contigo.
Este es el caso de Cameron Stallones (SunAraw) que saltó como un superhéroe para salvar la noche con su peculiar manera de hacer música, su Neo-Dub sonó fresco, reconfortante y hasta Jazzístico, con la formula de ir construyendo las canciones a base de loops sobre los que él y su compañero daban rienda suelta a sus instrumentos principales; una guitarra llena de Echos y Delays y una especie de instrumento de viento con el que estiraban sus canciones hasta los 10 minutos, joyas presentes en su último trabajo the Inner Treaty.
Sun araw salvó la noche y logró hacer que los asistentes disfrutaran y movieran sus cuerpos a pesar de las características rotas de las percusiones electrónicas fueron momentos de Funk Caribeño muy reconfortantes.
 
Domingo 21
 
El último día del festival, vino precedido por las actuaciones de Emptyset en el auditorio y Virgo four + Traxman  en el patio, de no ser por los de Bristol se podría decir que el día era totalmente made in Chicago.
Era el último show en el auditorio, y estaba al completo, esperando a Emtyset, que aparecieron convertidos en un trio, con el tercer integrante encargado únicamente de las visuales de un televisor, que se proyectaban en una pantalla en el punto central, visuales que rebotaban arriba y abajo al ritmo del Dub techno corrosivo,  totalmente ocultista, que si mirabas fijamente a la pantalla podías sentir como caías en un abismo del cual bajos atronadores te rescataban para retorcer el cuello a los asistentes con temas como Beyond de su Self title álbum o Wire de Collapsed.
El volumen era el adecuado para desatar la locura en la tranquilidad. Uno de los mejores actos del festival.
Las leyendas nunca mueren y llegó el día de Virgo Four, el día en que el House ochentero volvió a la vida, para dibujar sonrisas por primera vez en el fin de semana y menear tu cuerpo de carca, o tu joven cuerpo hambriento por la melancolía del House ochentón, y del buen hacer de los live shows.
El equipo que utilizaban era acorde con la época pasada. Vinieron cargados de un Juno 2, y como no las cajas 505 y 707 para los ritmos.
Y así fueron repasando los singles de su recopilatorio Resurection con una pequeña anécdota de la canción, Scholl hals, Ride o Its a Crime.
Los últimos 10 minutos los dedicaron a hacer una Masterclasss sobre como se hace el house en directo, mostrando su equipo y como lo manipulaban, una autentica experiencia de felicidad, que el publico agradecido demostró incluso obligándolos a subir al escenario a por una canción mas.
Traxman, Dijing del bueno una de remixes del propio Traxman se paso una hora reventando al publico a base de footwork, giros imposibles y remixes de temazos. No dejo estilo vivo desde salsa hasta hard techno pasando por kraftwerk, una verdadera locura que sobresaltaba al publico cuando se entregaba a las labores de DMC llegando a esculpir palabras con el sonido del Schracht.
El domingo fue el día de la felicidad absoluta en la casa encendida, con traxman como héroe que lo único que le falto fue tirarse sobre el publico cuando acabo el set, publico que no se fue hasta que nos mostro sus respetos al Footwork
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.