Entrevistamos a Superchunk, que arrancan su gira

Con las virtudes (y reivindicaciones) de What A Time To Be Alive (Merge, 18) todavía vigentes, Superchunk visitan los escenarios españoles para tocar los días 3, 4 y 5 de julio en Valencia, Madrid y Vilanova i la Gertrú (dentro del VIDA Festival) respectivamente. Aprovechamos la gira de uno de los grupos paradigma del indie-rock americano de los 90 para contactar con ellos, y es así como descubrimos que Mac McCaughan se encuentra de vacaciones. Por eso la responsabilidad de contestar a nuestras peguntas recae finalmente sobre Jim Wilbur, guitarrista del combo originario de Carolina del Norte.

“Venirte arriba con riffs y tocarlos en una guitarra eléctrica distorsionada es inevitablemente un ejercicio juvenil”

El magnífico “What A Time To Be Alive” (Merge, 18) es vuestro último trabajo hasta la fecha ¿Cómo percibes ahora el disco más de un año después de su publicación y con la perspectiva que da el paso del tiempo?

¡Gracias! Supongo que lo más obvio que se puede decir de ese disco un año y medio después de su lanzamiento es que, desafortunadamente, muchas de las impresiones que impulsaron su creación permanecen intactas. Los temas tratados en las letras, sobre el horror y la ira en el actual estado político que hay en Estados Unidos y las actuales políticas de la administración, no han mejorado ni evolucionado de manera positiva.

Personalmente me parece un disco espléndido y estoy tentado de decir que incluso podría ser vuestra mejor obra… ¿Estarías de acuerdo?

Bueno, en mi opinión, el disco más reciente siempre parece que es el mejor. Luce como el más fresco. Hasta que, por supuesto, lancemos siguiente. No digo que vaya a haber “un próximo”… pero, ¿quién sabe?

Creo que una de las principales virtudes de ese disco es que suena tan rabiosamente actual como, a la vez, es capaz de mantener intacta la esencia primigenia del grupo. En la práctica… ¿Cómo lográis ese equilibrio sonoro entre pasado y presente?

No trabajamos conscientemente para cambiar nuestro sonido o forma de escribir y grabar. Diría que nos sentimos cómodos y confiados a la hora de explotar lo que vemos como nuestras fortalezas y de mantener lo que sabemos que nos funciona.

Escuchando vuestros últimos discos, tengo la sensación de que ese término denominado “madurez creativa” definitivamente no va con vosotros ¿Dirías que seguís manteniendo una postura juvenil cuando se trata de hacer música?

¡Actitud juvenil! (Risas) ¡Sí, quizás! Venirte arriba con riffs y tocarlos en una guitarra eléctrica distorsionada es inevitablemente un ejercicio juvenil. Pero también es bastante satisfactorio. La música (para mí) funciona mejor cuando es capaz de provocar la misma sensación de asombro o maravilla que sientes cuando eres joven y no tienes dolores. Pero a menudo eso se pierde, o al menos tienes dificultades para mantenerlo a medida que envejeces.

Fuisteis espectacularmente prolíficos en los 90, llegando a publicar siete discos en esa década ¿A qué fue debida aquella oleada de creatividad desatada?

Durante los años 90 la banda era nuestro trabajo (y un trabajo que nos encantaba) pero, además de ser una empresa artística, también era nuestra principal fuente de ingresos. Así que la maquinaria tuvo que seguir funcionando. Todos estábamos comprometidos a la hora dedicar el tiempo y esfuerzos necesarios para escribir y grabar en un horario bastante estricto. Digo “estricto”, pero sólo en comparación con la forma en la que hacemos las cosas ahora. Muchas bandas fueron más prolíficas que nosotros, creo.

“En los 90, además de ser una empresa artística, la banda también era nuestra principal fuente de ingresos”

¿Cómo crees que ha cambiado la escena y la industria musical desde los 90 hasta ahora?

A menudo se dice que en la actualidad la música disfruta de mejor  salud que nunca; mientras que el negocio de la música está en franco declive. No veo ninguna razón para rebatir esta afirmación ¡Pero yo sólo soy el guitarrista de una banda de rock!

En realidad Superchunk ha quedado como un tótem del indie norteamericano de los 90, uno de los grupos abanderados (e intachables) de aquella escena… ¿Qué tal sienta saber que tu banda ocupa esa posición?

Para serte sincero, te diré que no empleo demasiado tiempo en pensar en ello. Hubo y hay muchas grandes bandas de esa época que siguen siendo inspiradoras y activas… bueno o quizás no tantas. Pero hay más que un puñado ¡No me pidas que diga nombres!

Lo que es incuestionable es que a mediados de los 90 el indie-rock americano funcionaba ciertamente bien, con muchos grupos afines a vosotros disfrutando de un éxito considerable ¿Tuvisteis ofertas de alguna multinacional en la época gloriosa de mediados de los 90?

Recibimos algunas ofertas de los principales sellos (¡al menos de uno!). Pero las rechazamos sin tener que pensarlo demasiado. Estábamos muy satisfechos con el nivel de éxito que conseguimos alcanzar por cuenta propia.

Y habéis sido capaces de continuar con vuestra actividad publicando siempre buenos discos ¿Cuál es el secreto para llevar 30 años haciendo música y mantener la ilusión, la vigencia… y la inspiración?

Creo que el principal motivo que nos mantiene en marcha consiste en evitar las expectativas poco realistas. En la práctica, eso se reduce exclusivamente a un acuerdo entre nosotros que consiste en hacer sólo lo que nos gusta.

“Quién sabe si habrá un próximo disco de Superchunk…”

Venís de gira para celebrar esos 30 años de carrera ¿Cómo crees que han cambiado los conciertos de Superchunk desde vuestros inicios hasta ahora?

Nuestros conciertos son ahora más largos, esa es la principal novedad. Cada noche intentamos siempre tocar canciones de cada uno de nuestros discos y de todas nuestras épocas.

Entonces ¿Qué debe esperar el público que acuda a veros en estos próximos conciertos?

¡El público debería esperar actuaciones absolutamente comprometidas y un zumbido en los oídos! (Risas).

Y ya para terminar miremos al futuro… ¿Habrá pronto nuevas canciones de Superchunk?

¡Eso espero!

Un comentario sobre “Entrevistamos a Superchunk, que arrancan su gira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.