Fabián

No me interesa entrar en las dinámicas absurdas de una industria (la nuestra), que nace muerta. Lo último que se tiene en cuenta es el respeto por los músicos y las canciones

El artista leonés presenta su cuarto trabajo, (La Brisa Leve) La Luz Distinta, y confirma que es un muy destacado compositor. Fabián marca su propio ritmo y aporta a la escena musical un talento y una sensibilidad poco comunes.
 
En esta entrevista nos habla ampliamente sobre su obra, estado de la industria…
 
Cuarto disco en seis años. ¿Cómo valoras tu trayectoria? ¿Qué objetivos tenías cuando empezaste? 
 
No tenía ningún objetivo concreto, y creo que sigo sin tenerlo, más allá de grabar mis canciones, de editar un disco con mis amigos y ver qué pasaba. Poco a poco, he ido haciendo un camino con esta filosofía, y estoy contento de que sea así. Lo único importante son las canciones y lo que representan para mí y para la gente que las escucha.
 
La primavera que llega, la tormenta que se va, un incendio terminado y ahora llega la luz. ¿Cómo de distinta es esta luz?
 
Para mí es la misma, creo. Pero soy consciente de que todos cambiamos con el paso del tiempo, y de que ese cambio es más evidente para la gente que te mira con perspectiva. Hasta que no haces ese ejercicio no te das cuenta de lo poco o mucho que has cambiado, de lo que has evolucionado o no. Yo sólo espero hacer las cosas cada vez un poquito mejor.
 
 
En ocasiones, me cuesta separar mi faceta de melómano de la de crítico. Esta es una de ellas. No entiendo por qué Fabián no logra una mayor repercusión. 

Gracias. Yo creo que estoy en el buen camino. Quiero decir, que la gente que sigue mi música lo hace porque de verdad quiere hacerlo, porque me ha escuchado y de repente se siente identificada o emocionada con lo que oye. Es cierto que está siendo un proceso lento, pero no me interesa entrar en las dinámicas absurdas de una industria (la de la música en España), que nace muerta. Lo último que se tiene en cuenta es el respeto por los músicos y las canciones. Pasa algo parecido con los festivales; las condiciones que nos suelen proponer son de risa y por eso no vamos. Además, Radio 3, el último bastión independiente en la radio del país, se ha sumado a esta manera de hacer las cosas bajo su nueva dirección. Es bastante triste, pero la gente debería saberlo.
 
Hablas de una industria que está muerta. Considero que está muy dañada y viciada. ¿Por dónde empezarías a cambiar la situación? 
 
No la industria, sino la dinámica de negocio. Es evidente que ya casi no se venden discos, y los planteamientos de los capos discográficos con respecto al negocio siguen siendo los mismos o incluso peores, porque ahora intentan quedarse derechos editoriales y porcentajes por los directos. Durante un montón de años, se ha ganado dinero, una barbaridad de dinero con la venta de vinilos y CDs, y no se ha reinvertido en los artistas de carrera, de largo plazo. Esta visión cortoplacista es lo que nos ha llevado a la situación en la que estamos, y lo peor es que los sellos no dan con la fórmula para cambiarlo; básicamente porque no les da la gana.

Lo único que puedo hacer yo es intentar ir a mi bola, hacer lo que me gusta sin ningún tipo de ataduras, e intentar ser lo más honesto posible.
 
Autoedición desde el disco anterior. ¿Cómo valoras el DIY? Y todo desde León. Hubo un tiempo en que los proyectos culturales sólo podían sobrevivir si estaban en Madrid o Barcelona. 
 
Esto del Do It Yourself  ha sido la única manera, ciertamente. Pero sobre todo por lo que te comentaba antes. No merece la pena pasar malos ratos a cambio de unos réditos comerciales bastante dudosos, o tal y como yo lo veo, no me merece la pena a mí; yo sé cómo soy, y eso no me compensaría. Estaría encantado de colaborar con proyectos serios, pero en estos seis años, no he encontrado ninguno a nivel discográfico, así que estoy muy contento con este planteamiento que llevo. Y sí, desde León, aunque el Alvia a Chamartín es como mi segunda casa…
 
Crowdfunding. ¿Cómo valoras tu experiencia? 
 
Financié parte de la grabación y la edición con un proyecto en Verkami, y fue un proceso bastante extraño, porque al final estás haciendo una preventa de un disco que todavía no ha escuchado nadie. Afortunadamente, no era la primera experiencia de venta directa online para mí y para la gente que compra mi música, y en diez días habíamos superado el mínimo que calculamos. No sé si lo volveré a hacer, pero me siento muy afortunado por poder contar con gente que espera mis canciones y que está dispuesta a pagar por ellas.
 
Si algo tienen tus trabajos es que “entran” maravillosamente bien, tan fácil que puedes repetir y repetir sin problemas.  
 
Celebro que pienses así; sin embargo, hay gente que me escribe diciéndome que al principio a lo mejor no le gustaba mi voz, o que tal o cual canción no le convencía. Creo que eso es lo maravilloso de la música, de este oficio: cuando sueltas un disco por ahí deja de ser tuyo al 100%, está vivo, hace su propio camino.
 

 
Tus canciones seducen y conmueven en un porcentaje muy alto. ¿Cómo es el proceso de creación que empleas habitualmente?
 
Tengo que emocionarme con algo para escribir una canción o, al menos, para empezar a escribirla. Después, el proceso puede ser más mecánico, por así decirlo, aunque siempre imbuido por la emoción de estar componiendo, que es un poceso que me encanta. Creo que no hay nada mejor que terminar una canción, es fantástico. A partir de ese primer momento, me enfrasco en ese “proceso creativo”, y simplemente intento hacer una canción bonita, con ritmo, dinámicas, que cuente algo… que me emocione en definitiva.
 
¿Quién te inspira? Y por otro lado, ¿qué artistas nacionales te interesan? Imagino que Quique González es uno de ellos. 
 
Cada vez me inspiran más las buenas personas. Siempre ha sido así, pero cada vez más. Efectivamente, me gusta mucho Quique, siempre me ha gustado. Sus discos son maravillosos, y en mi estantería siempre han estado al lado de Dylan, Waits, Calamaro y Radiohead. Es un maestro, y que cante conmigo una canción en “(La Brisa),…”, es un regalo de la música. Hay mucha gente haciendo cosas increíbles en España: Pajaro Sunrise, Alfredo González, Amigos Imaginarios, Manolo Tarancón, Damien Lott, Carlos Madrid, Soledad Vélez, Alex Ferreira, Pablo Moro, César Pop …
 
Tengo dudas. ¿Qué es más acertado, presentar un disco en exclusiva en un medio o abrirlo para todos? 
 
No sabría decirte. Con éste, una semana antes de empezar a venderlo (y justo después de haberselo enviado a los participantes del Crowdfunding), lo que hicimos fue colgarlo en exclusiva en la web de MondoSonoro, y funcionó muy bien, porque es un site que visita mucha gente, y porque creímos que a ese público le iba a gustar. Nos brindaron esa oportunidad y aceptamos encantados, pero eso no significa que no lo hayamos enviado a otros medios; cuantos más sean los que se hacen eco, mejor, por supuesto.
 
 
Vendes la descarga digital por 8 €. ¿No es excesivo? Eso debería valer un cd, 10 a lo sumo.
 
Creo que pagar 8€ por un trabajo, si te gusta, es bastante barato. Todo depende del valor que le des a las cosas; para mí, las canciones son algo muy serio, y si de verdad me gusta un disco, pago por él encantado. Soy consciente de que si no lo hago, es probable que el artista en cuestión no pueda seguir editando música. Lo de menos es el formato.
 
 
Bandcamp, Spotify, Deezer… El streaming ha cambiado el consumo de la música. ¿Cómo valoras el gran acceso que ahora tenemos a la música?
 
Es estupendo que, tanto en lo referente a la distribución como a la producción de discos, cada vez haya más facilidades. Por otro lado, todos y cada uno de los canales de compensación con los que antiguamente contaba el músico, hace tiempo que no aportan nada. Creo que sería interesante encontrar, por fin, un equilibrio que permira a unos hacer música, y a todos disfrutarla.
 
Imagino que no se dan muchas veces las condiciones para tocar junto a una banda. ¿Qué banda te acompañó el pasado 9 de mayo en la sala Sol? ¿Gran experiencia, no?
 
Con este disco han sido unos cuantos conciertos con banda por toda España, y espero poder hacerlo muchas más veces, porque es genial viajar y tocar con amigos. Son Pepe López a la batería, percusiones y banjo, Juan Marigorta con la guitarra eléctrica y las voces, David Nieto al bajo y Alfredo González al piano, teclados y voces. Tocar en El Sol siempre es un placer; creo que esta era la tercera vez que tocaba allí… la sala estaba llena, vinieron amigos muy especiales a cantar con nosotros y sonó muy bien, así que todo fue estupendo.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.