Fiesta Astro (Madrid) – Sala Arena (Madrid)

La fiesta Astro en Madrid fue un éxito. El público se hizo esperar, era día laborable y la hora de inicio algo temprana para la capital, pero respondió gratamente al aniversario del sello.

Los primeros en subirse al escenario fueron Bondage. El directo de los catalanes me conquistó más que su sonido de estudio, demasiado contenido. Sobre el escenario son más enérgicos y eso hace que sus canciones ganen. Hicieron un recorrido por su álbum de debut, Gringo Star, compuesto por unas melodías dulces con influencias británicas. Me gustaron las guitarras y el vocalista, fundamentalmente en los arranques más rockeros de sus 45 minutos de actuación.

Entonces, llegó Ya Te Digo, un trío (convertido en cuarteto en la recta final) enamorado de la tradición noise de grupos como My Bloody Valentine. Su especialidad es construir muros de sonido, y en eso basaron su actuación, cuya columna vertebral es su álbum de debut (Unruhe), de la que me llamaron la atención varias composiciones, por ejemplo “Fireworks”. Sin embargo, no le hacen ascos al pop, como se puede comprobar en temas como “La Vie En White”. Además, ya apuntaron detalles sobre lo que vendrá, con tres nuevos temas (que irán incluidos posiblemente en un disco conjunto con 12Twelve), muy en la línea actual de la banda.

Pero las estrellas de la noche eran Australian Blonde. Si con Lay It On The Line me demostraron estar en su mejor momento, con este show acabaron de corroborarlo. A pesar de un sonido que por momentos era excesivo para las dimensiones del recinto, los gijoneses dieron un repaso a su espléndido último trabajo.

Da gusto escuchar a Tito en “Lay It On The Line” o “This Road Will Never End”; las descargas de energía guitarrera de “1, 2, 3, 4”, “Alonzo Mourning”, “Mary” y la genial “A Beautiful Friend”; las dulces melodías y coros de “I Want You To Stay” y “A Brief Honeymoon”; rememorar viejos tiempos con “Chance” y “Cool Dive”; canturrear “Valis” y “Date In London”. Y así más de veinte canciones en hora y media sobre el escenario, rematada con el bis, que nos deparó una sesión de baile funky (“I Try So Hard”). Los asturianos se han reinventado a sí mismos. Ellos también celebran algo, sus alrededor de diez años de carrera, ofreciendo joyas en forma de disco y conciertos.

Sólo me queda felicitar a Astro. ¡Qué cumplas muchos más! (y que el próximo aniversario nos regales otra fiesta como ésta).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.