Frank Black & The Catholics – Sala Bikini (Barcelona)

Del concierto de Frank Black me gustaría destacar tan sólo un par de cosas: lo primero, la agradable sensación de estar escuchando una pedacito de la historia del rock, especialmente cuando sonaban canciones de los Pixies (apoteosis con “Monkey´s gone to heaven”).

Y lo segundo, que Frank Black nunca será lo mismo sin sus compañeros de banda. Porque de las 1000 personas que abarrotaban Bikini, muy poquitas vinieron a escuchar al Frank Black en solitario. La apatía y el sospechoso silencio mientras sonaban sus canciones en solitario, se convertía en un estruendo cuando comenzaba a puntear canciones de los adorados Pixies. ¿Porque no vuelven, Sr. Francis?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.