Igor Paskual – Tierra Firme (Warner Music)

Cuando uno se enfrenta a la crítica de un disco que realmente le ha gustado, siempre se tiene el miedo a ser demasiado pasional con la misma y perder el punto de objetividad. Pero bien es cierto, que ¿qué es la música sino pasión? y ¿qué hay más subjetivo que lo que ésta evoca en uno mismo? Con esta premisa hablaremos del disco de Igor desde un punto de vista pasional y subjetivo.

Tierra Firme es el segundo trabajo en solitario de Igor Paskual tras Equilibrio Inestable su disco de debut. Igor, antiguo guitarrista y cantante, en su versión final, de Babylon Chat, conjuga su carrera en solitario y la de guitarrista de Loquillo con su faceta como escritor, la cual goza últimamente de cierta popularidad gracias a la publicación de su libro Rugidos de Gato.

Contaba Igor que a este disco le había dedicado mucho tiempo, intentando huir de lugares comunes en la música rock, buscando otros puntos de partida para las canciones, cierto eclecticismo; la verdad es que el disco está lleno de matices que aportan una mirada muy personal a cada canción. Así encontramos arreglos de cuerdas en “Tierra firme”, programaciones en la muy ochentera “Al otro lado del amanecer”, recuerdos glam en “Casanova”, o acompañamientos orquestales en el cierre con “Sin miedo”. No obstante el disco goza de un sonido bastante uniforme y al final a uno le queda la sensación de estar escuchando simple y llanamente un álbum de rock, mucho más cercano a Babylon Chat que a Loquillo, mucho más cercano a Roxy Music o Bowie (sí otra vez Bowie) que a Johnny Hallyday.

El disco funciona muy bien comenzando con una colección de canciones realmente buenas y luminosas, un tramo intermedio más irregular pero gozando en esta parte particularmente de unas letras realmente ácidas, esa actitud punk en “El nuevo cine español”, y un final algo más relajado. Habría que destacar por encima de todo  “Alborada”, desde ya uno de los mejores temas de rocanrol grabados en este país en los últimos años. Compuesto mano a mano con Cesar Pop, se trata de un rocanrol lascivo, sucio que comienza pesado, con Igor fraseando sexy cada verso para subir lentamente la intensidad hasta llegar a un poderoso estribillo. Perfecta música y letra para un tema redondo.

A parte del single “Alborada”, el disco nos regala algunas joyas como la homónima “Tierra firme” que abre el álbum, una de las canciones más tranquilas de todo el trabajo, con una melodía a base de piano y guitarra acústica preciosistas, y una letra muy inspirada (tú para mí siempre serás tierra firme) un tema realmente bello. “Napalm” es una canción rápida, homenaje a Argentina con numerosas referencias en su letra a la vida y milagros del país albiceleste. “Pasos de baile” es otro de los mejores temas del disco, un tema muy luminoso, positivo alegre, uno de las canciones donde más se nota ese brillo influenciado por Bowie. Otra pequeña gema del disco. En la parte intermedia tenemos el toque de las programaciones ochenteras de “Al otro lado del amanecer”, la muy crítica “El nuevo cine español”, donde reparte agusto contra todo y todos, o ese genial recuerdo a los años de T-Rex de “Casanova”. No puedo dejar de mencionar “Tu y yo” un medio tiempo, con una guitarra adictiva y un estribillo pop que le sienta de maravilla en el tramo final del disco.

En definitiva este nuevo trabajo de Igor Paskual supone un paso adelante en comparación a aquel Equilibrio Inestable, más cercano a sus orígenes en Babylon Chat (en la versión final de Babylon Chat mejor) que a su trabajo actual en Loquillo, y desde mi punto de vista por encima de los últimos trabajos de su actual “jefe”.

Escúchalo en Spotify

2 comentarios en «Igor Paskual – Tierra Firme (Warner Music)»

  • el 8 Febrero, 2016 a las 11:21 am
    Enlace permanente

    La que compuso con César Pop es “Napalm”, no “Alborada”. Por lo demás excelente crítica.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien