Iron & Wine – Our Endless Numbered Days (Sub Pop / Houston Party)

Iron & Wine es Sam Beam haciendo de las suyas, o lo que es lo mismo, el lado tétrico y más pausado de Nick Drake con algunas dosis contenidas a lo Belle and Sebastian. Debería considerarse el precedente inmediato de Devendra Banhart, el cantautor americano más alabado del pasado año. Sam Beam es un tipo enjuto, una especie de leñador de espíritu folk, incapaz de serrar otra cosa más que las emociones de aquellos que le escuchan. Su barba tupida le caracteriza sobre el escenario. Al que suele acudir acompañado simplemente de su guitarra electro acústica.

Our Endless Numbered Days, su último disco, recrea el complejo universo folk de este músico norteamericano. Un puñado de buenas canciones, de sonidos teñidos de melancolía y sorpresa hacia lo cotidiano. En la mayoría de los temas sólo se escucha la voz áspera de Sam Beam y una guitarra acústica. De vez en cuando alguna percusión y una voz femenina que aporta coros susurrantes, casi imperceptibles, que, sin embargo, encaminan la canción hacia un territorio más placentero. Las letras de Iron & Wine son auténticos poemas, que intentan describir historias sobre el deseo de encontrar un rincón de calma en el ir y venir de la existencia.

El corte que abre el disco es “On your wings”, un tema estupendo en el que la guitarra se distancia de la melodía en los instantes finales y la atmósfera de la canción cambia por completo, pasando de una mera súplica a una imposición en toda regla. “Naked as we came” resume la esencia del sonido de Iron & Wine, folk cuidadosamente desnudado para la ocasión. Otra de las canciones a destacar es “Cinder and Smoke” de ritmo sosegado y bastante triste. En “Free until they cut me down” Sam Beam escupe a la perfección melodías inundadas de raíces countries. Our Endless Numbered Days es un disco bastante redondo, con el que Iron & Wine proponen un hermoso viaje hacia el folk americano de corte clásico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.