Jamie Cullum – La Riviera (Madrid)

Me cuentan que en el siempre concurrido Londres, en sus calles y escenarios musicales, corre la pregunta siguiente: ¿A que no sabes quien se subió al escenario y cantó un tema anoche en el concierto de…? Y no, quien daba el concierto no es el protagonista, sino que lo importante es saber quien es el ubicuo que se atreve a aparecer muy generosamente en múltiples eventos. Y esto al principio puede resultar interesante e incluso divertido, pero cuando han pasado varios meses y se repite una y otra vez, parece que la cosa es un tanto cansina, generosa eso si. Si, el comentario se refiere a Jamie Cullum, y sobre todo a su hiperactividad.
Pero es que quizá este jazzman tornado en estrella pop, o viceversa, este de promoción de su nuevo álbum, The Pursuit, aunque mucho me temo que no solo sea eso. Por lo que sea lo cierto es que el ingles adora el escenario, disfruta sobre él, y quizá sea por ello que a poco que el pidan una breve colaboración, se preste a ello de mil amores.

Y esto viene a cuento por el muy sorprendente sold out de su concierto madrileño de La Riviera, y no porque no se lo merezca, que el que esto escribe es fan devoto. Si no que quizá su aparición en cierto programa televisivo prestándose a casi todo haya facilitado ese lleno absoluto. Pero en fin, lo que cuenta es la calidad del concierto (el público que esperaba a ver cuantas veces se subía al piano, ya es otra cosa) y de esto hubo a raudales. De la veintena de temas con los que nos sedujo la mitad pertenecía a su último álbum, al fin y al cabo es la justificación de su amplia gira. Desde el sorprendente “Don´t stop the music”, que popularizó Rihanna hace un par de años, hasta los “himnos” absolutamente pop como “Wheels”, “I´m all over it”, o “Music is through”, pasando por su muy valorada sesión más jazzistica plena de standards con “Just one of those things”, fue pasando uno a uno por esas últimas canciones.

Y para los que le seguimos desde hace tiempo no dejó de mostrarnos su ya esencial y descubridor Twentysomething del que nos sirvió entre otros los clásicos “What a diference a day made”, “These are the days”,  “I get a kick out of you”, junto al tema que pone nombre al álbum. En general sorprendió que fuera un concierto muy girado hacia el jazz, más si su último álbum se decanta cada vez más por un pop con mezcla. Y también que fuera algo “lento”, aunque quizá fuera la táctica del artista (muy inteligente) viendo la juerga y/o “desparrame” que quería el rendido público. Igualmente es un excelente interprete, un gran “aporreador” de su inseparable piano, y un cantante más que notable que sobre el escenario se crece como nadie, que juega y disfruta y sobre todo hace disfrutar, y esto se agradece. Como se agradece que casi cerrando la noche y a capela se atreviera con el maravilloso “Cry my a river” de la aún más maravillosa Julie London. Una buena e intensa noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.