Jamie Cullum – Twentysomething (Verve)

Se ha escrito mucho en los últimos meses sobre este jovencísimo pianista inglés. Lo cierto es que su disco Twentysomething se ha convertido en el disco de jazz más vendido de todos los tiempos en Inglaterra. Con su aspecto desaliñado y extravagante, propio de una estrella del pop, este torbellino hiperactivo se ha hecho un lugar entre las sorpresas agradables del año. El disco se grabó en Londres durante el verano del 2003. El productor elegido fue el polifacético Stewart Levine conocido por su trabajo para B.B King o Simple Red. Un álbum repleto de versiones en el que también hay espacio para composiciones propias.

Atmósferas características del jazz clásico como puede ser el tema que abre el disco “What a Difference a Day Made”. La segunda canción, aunque al principio nos engaña, es una curiosa y templada versión del clásico que popularizó Gene Kelly “Singing in the Rain”. El tema que da título al álbum sería perfecto para acompañar las imágenes de una alocada persecución automovilística por la ciudad. Uno de los mejores cortes del disco es “I Get A Kick Out of You”, el más puro espíritu jazzístico alterado con toques de modernidad pop, Cullum tiene tendencia a tocarla con los pies en sus conciertos. “All At Sea” fue escrita mientras trabajaba ambientando el restaurante de un lujoso barco cargado de jubilados noruegos. “Es sobre estar a mis anchas en un barco atestado de ricos jubilados en los fiordos noruegos, en una tumbona sin cobertura en el móvil. ¡En una situación así te pones a pensar!”. “It’s About Time” es uno de los temas de aire más triste, sin embargo la letra se mueve en dirección opuesta, e intenta reflejar la esperanza de encontrar lo que cada uno busca en la vida.

Cullum sabe dar su toque particular a todas las canciones que revisa. Aunque hay casos, como las versiones que hace de Jimmy Hendrix “Wind Cries Mary” o de Jeff Buckley “Lover, You Should Have Come Over “, en las que no llega al misticismo de las originales. Su habilidad para domar el piano es innegable, quizá, sea la voz el elemento que debería terminar de educar. Aún así, en directo Jaime Cullum se comporta como un auténtico showman capaz de aporrear el piano con los puños y conseguir que suene vibrante y hermoso. Versiones de todo tipo desde Nirvana a Radiohead pasando por Jimmy Hendrix o Jeff Buckley. Todo un genio experto en comunicar la energía que produce con su música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.