Lemon Jelly – 64 – 95 (Everlasting Records)

El terreno que pisan Lemon Jelly es bastante curioso; se arriesgan a meterse en lo menos arriesgado de todo. El espacio musical del lounge, el downtempo y todas esas cosas es un terreno amado y odiado. Un sonido tan sumamente agradable y “cool” que da grima, que es repulsivo, que no aporta nada y casi resulta un insulto a los que se molestan en serio por la música; tan falto de sentimiento como el envoltorio plastificado del CD. Carente de osadía y escaso en valentía. ChanChan.

Sin embargo Lemon Jelly no es el “típico grupo” , el duo Nick Franglen y Fred Deakin apostaron por algo diferente en ese ámbito tan estático. Intentaron dotar de originalidad y buen hacer a ese terreno tan peligroso (por su falta de peligro) como es la electrónica de easy listening.

Y bien, se puede decir que lo consiguieron. Anduvieron por la cuerda floja y en mi opinión consiguieron llegar a su objetivo, no haciendo una hazaña histórica pero si a destacar. Esos fueron sus primeros EPs recopilados en su primer album “lemonjelly.ky”. “Lost horizonts”, el segundo disco, también tenía grandes temas, pero no contenía la frescura de su debut largo.

Y en el tercero… qué podíamos esperar; pues nada nuevo. Han cogido canciones del año 64 al 95, es decir toda la música que mamaron desde su nacimiento como persona hasta su nacimiento como grupo, y por medio de samples han construido este disco de apenas 55 minutos. La idea es buena, se nota que estos chicos son fervientes consumidores de música pero al querer englobarlo todo el resultado siempre suele ser pobre y no se llega a entregar algo consistente. Es lo que tiene querer abarcar todo, es lo que tiene trabajar tanto con Primal Scream y Björk, como con las Spice Girls y Phil Collins (como ha hecho Nick Franglen)

El resultado final no (me) convence, quedándose solo en un ejercicio de corrección, lo que me recuerda a sus compañeros de estilo. Se deja escuchar; es decir, lo hacen bien, vale, ahí están las canciones “Only time” y “Make things right” para demostrarlo; pero a mi eso no me sirve. No sé, no me gusta la gelatina de limón, me parece como de plástico… me gustan las cosas más naturales, más reales… será cuestión de gustos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.