Magazine – No Thyself (WIRED/Everlasting)

Enfrentarte a los nuevos discos de los artistas que te han marcado es siempre una tarea complicada. Cada nuevo disco de Depeche Mode, The Cure o New Order (por poner ejemplos conocidos) supone cada cierto tiempo una prueba para muchos seguidores a lo largo y ancho del mundo, obligados a enfrentar su amor por las bandas que cambiaron su vida (no puedo evitar acordarme de Joaquín Reyes como Robert Smith al usar esta expresión) con la supuesta objetividad que se le supone a un oyente exigente. En este sentido cada cual sabe cuando de verdad uno de estos regresos es realmente acertado o se puede despachar con el clásico “bueno, no es lo de antes, pero tampoco está mal”.

En el caso de Magazine, esta exigencia es tal vez menor al tratarse de un grupo menos conocido que los anteriores, pero no por ello creo que todos los que amamos su música hayamos mirado este regreso sin algo recelo. Y es que a pesar de los excelentes conciertos ofrecidos en su regreso a los escenarios en 2009 (la noche del viento en Benicassim por ejemplo), la ausencia de la formación del tristemente fallecido John Macgeoch a la guitarra (posteriormente en los Banshees, Visage o PIL) y de Barry Adamson al bajo (compañero de fatigas de Nick Cave en los 80 y también colaborador de Visage), no hacía presagiar un retorno tan acertado, ¡y menos 30 años después!.

Magazine demuestran que son reyes del post-punk desde el minuto uno de este No Thyself. Y es que la inicial Do the Meaning consigue emparentarse de manera natural con clásicos como “A Song from Under the Floorboards” o “Definitive Gaze”. Si bien las guitarras de Macgeoch y la producción sucia de hace 30 años se echan en falta, los teclados de Dave Formula, el sonido de bajo aliñado con el característico efecto chorus del post-punk y, sobre todo, la inconfundible voz del maestro Howard Devoto hacen que reencontrarnos con los ambientes fríos y nocturnos característicos de aquellos finales de los 70 y principios de los 80 en pleno siglo XXI (y de manos de sus propios creadores) sea una experiencia satisfactoria.

De sobresalientes se pueden calificar las actualizaciones del sonido 100% Magazine que suponen temas como “Other Tematic Material”, “The Worst of Progress”, el diálogo de Devoto con Ian Curtis y Kurt Cobain preguntándoles acerca del dolor y la agonía en el otro mundo en “Hello Mister Curtis (with apologies)” o el inesperado final con “The Burden of a Song”, en el que sobre un ritmo marcial de batería se resumen todos los elementos que hacen grande a esta banda. Piezas más convencionales en sonido como Physics nos ganan también gracias a su inmensa belleza y ni siquiera el bajón en intensidad que puede suponer la cara b del disco resta brillo a un regreso mucho más que digno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.