Marissa Nadler – For My Crimes (Sacred Bones [PIAS])

La música de Marissa Nadler tiene un extraño magnetismo del cual es difícil no sucumbir, y dejarse arrollar. La artista afincada en Boston es una incansable e inteligente rastreadora de influencias -de la estética del relato gótico americano hasta Nina Simone, pasando por el gospel y el dream pop– a las que ella va aplicándoles cuidadosos barnices postmodernos. Su corpus conceptual no solo lo colma la composición, sino que también es pintora y escribe poesía.

Tras un gran disco de tono confesional, “Strangers” (2016) en donde se mostraba como una avezada escultora de precisas (y preciosas) atmósferas que proveían al disco de esa fantasmagoría tan particular; un ilusorio terreno entre la confesión de alcoba, y los paisajismos otoñales alucinados. Un hipotético cruce entre David Lynch y Nick Drake, para que se hagan una idea los que aún no se hayan adentrado por estos parajes.

En este nuevo eslabón en su carrera sin apenas mácula, “For My Crimes” (Sacred Bones Records, [PIAS] 2018) reemprende su hermosa visión de la cosmología sureña llena de recovecos oscuros, y retazos confesionales -“For My Crimes”, con la ayuda en los coros de Angel Olsen-, inspiradas postales fronterizas y sentimentales que me recuerdan a Josephine Foster – “I Can’t Listen To Gene Clark Anymore”- y en donde palpita el corazón de una voz de un magnetismo exuberante también acompañada por Sharon Van Etten a los coros.

La quietud en cinemascope de “Are You Really Gonna Move To The South?” le sigue “Lover Release Me” en una bella e intrincada dupla con juego de notas de guitarra y arreglos de cuerda que te va deslizando por una pendiente de impudicia que te asesta una mortal puñalada. Una Nadler más fiera, controlando la ingravidez ponzoñosa, la hallamos en “Blue Vapor”, con la ayuda vocal de otra mujer, en este caso de Kristin Kontrol de Dum Dum Girls. En la intimidad que nos da la oscuridad se siente la respiración de los amantes, y es en ese instante fugaz se queda el halo de “All Out Of Catastrophes”, o la preciosa cumbre “You’re Only Harmless When You Sleep” por la que se precipita para honrar las sombras de Karen Dalton.

Escucha Marissa Nadler – For My Crimes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.