Me and Cassity – Appearances (Tapete Records / Green Ufos)

Como distinguir entre una banda que crea unas melodías de calidad y perdurables en el tiempo con ese grupo que da vida a música completamente empalagosa y previsible. Esa a veces se convierte en una fina línea difícil de distinguir. Esto es lo que me hace dudar del álbum de Me and Cassity, Appearances, ya que se podría situar en el segundo grupo. Sí, sí, está muy claro: Las canciones funcionan, el sonido y los arreglos son limpios, consiguen llegar y tienen una gran frescura. Sin embargo, en algunas piezas en el momento del estribillo con coro y el alargamiento de la voz, con ojos cerrados incluido, no me termina de convencer. Le falta al álbum algo para terminar de calar hondo y no quedarse en la superficialidad. Y eso que tenemos a The New York Times diciendo que Dirk Darmstaedter, líder de la banda, es “uno de los héroes del pop underground alemán”.

Appearances es un disco de rock/folk hecho para triunfar con canciones como el hit “Fred Astaire” o la esperanzadora “Time to put the hammer down”. Creo que sus melodías no van a contracorriente, ni son rompedoras, sino que su batalla tiene lugar en terreno seguro: guitarras acústicas y estribillos pop que buscan no quitarse de tu cabeza como “Lovers of solitude” y su la la la la la. Sería injusto no destacar, asimismo, la pasión que aguardan temas como la intensamente triste “Stupid world” (la mejor con diferencia) o la dulce y melancólica “Dominoes”.

Darmstaedter escribió los 10 temas del álbum en habitaciones de hotel mientras estaba de gira por Europa, en las oficinas del sello Tapete Records o en su casa en el campo cerca de su ciudad natal: Hamburgo. “Así es como aprendí a hacer discos en su día con mi banda The Jeremy Days“, dijo Darmstaedter. Las canciones fueron grabadas en directo en el estudio en cinta analógica y en cinco días. Y lo hizo acompañado por Lars Plogschties (batería), Ben Schadow (bajo) y Nikko Weidemann (teclados), y con la posterior colaboración de Anne de Wolff y Martin Wenk.

Entre sus influencias, Darmstaedter cita a Todd Rundgren, The Lovin´ Spoonful, Bruce Springsteen, Calexico, Nick Drake y Bob Dylan, a pesar de que el disco no hallo ninguna referencia a estos dos últimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.