Missy Elliot – Under Construction (Elektra/Time Warner/Aol)

Escuchar un disco de Missy “Misdemeanor” Elliott supone enfrentarse a ciertas dudas. La principal de ellas, nos lleva a preguntarnos ¿porqué Missy Elliott tiene tanto predicamento, en ciertos sectores? ¿Qué pueden ver en ella que no vean en otros artistas hip hop? Yo opino que es una forma de quedar bien, que a muchos les sirve para esconder su despiste en cuanto a hip hop se refiere.

Dudas aparte, el nuevo trabajo de Elliott, Under Construction no es ni mucho menos malo. Se trata, incluso, de un buen disco comercial, mucho mejor que cualquier otro producto destinado al consumo masivo. Repesca la estética del primer hip hop, con grafittis exagerados, actitud desenfada, grandes radiocassettes…en fin, toda la parafernalia que rodeaba al primer hip hop, plasmada de forma documental en la película del año 1983 Wild Style, cuyo disco es una pieza muy recomendable (con instrumentales gloriosas y MC’s estratosféricos en permanente buen rollo). Con todo, Missy, quizás recordando sus años mozos, vuelve a imbuirse de aquella estética. Pero el homenaje no trasciende este apartado, ya que el sonido del álbum no retoma el pulso de los pioneros (lástima, ¿nadie lo va a intentar algún día?)

Total: Missy Elliott ha vuelto a hacer el disco que sus millones de fans esperan de ella. Colaboraciones con las chicas guapetonas del momento (Beyonce Knowles, Ms Jade e incluso las renacidas TLC), haciendo un dúo con el MC más de moda (Jay-Z), y sirviéndose de las bases de Timbaland (son efectivas, pero en su estilo, RZA –autor de inolvidables bases- es más creativo). Nada nuevo bajo el sol, pese al envoltorio old-school.

A Missy Elliot le falta la frescura del hip hop femenino de antaño (Salt’n Pepa), la mala leche y el compromiso de una de las más grandes MC’s de la historia (Queen Latifah); y, sobretodo, el talento de la polifacética y aclamada Lauryn Hill. Así que no caigamos en la trampa: Missy Elliott es una MC correcta sin más, que como Jay-Z o Method Man (inicialmente revolucionario: escuchen lo que hacía en el 94) esta instalada en el olimpo por su tesón, y no por su calidad

Y pese a esta aparente mala crítica, Under Construction se hace agradable en la escucha. Y tiene su puntillo crítico para con el machismo y la estupidez imperante en el business del rap (“Work It”, “Ain’t that funny”). Crítica constructiva esta, pues.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.