Motorama – Poverty (Talitres)

Motorama prometían ser los grandes reyes del indie-pop actual y dignos sucesores de los grandes del post-punk cuando lanzaron Alps, un excelente álbum y que todo el mundo respondió con grandes halagos. Un año antes, la banda rusa había debutado con Calendar, padre de Alps y pariente muy lejano de Poverty, su último álbum.

Las guitarras mantenían esas armonías tan propias del twee pop como esas melodías tan recurrentes del indie-pop combinadas al detalle junto con una voz oscura, cuidadosamente afinada y tan parecida a la de Ian Curtis, líder de Joy Division. El minimalismo en las texturas musicales y un adecuado uso de sus recursos e influencias musicales hacían fácilmente reconocible al grupo. Todo esto se sumaba a unas poses directamente influenciadas por la new wave, percibiendo así una presencia más que notable de sintetizadores y teclados en pocas canciones como “Ship” o “Alps”.

Cuando todo parecía ser bueno, su regreso tiende a acercarse demasiado al subgénero dark wave, con una voz muy próxima al pop lo-fi y que ha desencasillado al grupo de su estilo habitual. Si antes la influencia de la new wave se apreciaba en pocos temas, ahora con Poverty, todas sus canciones se tiñen de puro post-punk ceñidas a los ritmos y sintetizadores del género, perdiendo esa melodía tan delicada que los hacía tan especiales.

Motorama conserva aún sus raíces y se hacen latentes en todas las canciones, aunque pueda confundir esa mezcla tan variopinta que termina siendo Poverty. El público que se había ensimismado con Alps se encontrará con un grupo distante y cambiado, y notará que no le tocarán esa fibra -no sensible- pero sí aquella que si te la tocan te llena de optimismo y saca lo mejor de ti en los momentos más complicados.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.