Paley & Francis – Paley & Francis (Cooking Vynil)

La primera vez que escuché Paley & Francis fue una decepción. Esperaba mucho más del divertimento grabado en «dos días» entre el cantante de los míticos y eternos Pixies, Black Francis, y el compositor norteamericano Reid Paley. ¿Mi error? Buscaba esa fuerza de los Pixies entre los 10 temas de este álbum. Hallé guitarras acústicas o eléctricas sin distorsiones, pianos, algo de country mezclado con folk y la unión de temas muy distintos entre ellos. Desunidos y sin una especial energía ni belleza.   

Paley & Francis es un conjunto de canciones que no han tenido que pasar por ningún filtro y han sido escritas, como ellos mismo contaron, en el apartamento de Paley en Brooklyn durante tres tardes y cuando Francis estuvo en Nueva York durante tres días, en el Joe´s Pub. Posteriormente grabaron el disco, parecía que tenían prisa para ello. Black Francis actuaba todas las noches con los Pixies y lo hicieron a gran velocidad. Paley recordó que terminó la letra de una canción, literalmente, un minuto antes de grabar la voz. Desgraciadamente ello se nota en la falta de originalidad de las palabras cantadas en alguna de las piezas del disco. Cantar «the sun is bright the skies are blue and so are you» en «Deconstructed» puede llegar a ser desconcertante…

A pesar de ello, liberado ya de todos los prejuicios y aceptando las claras diferencias con Pixies, uno comienza a disfrutar más de esta extraña unión y empieza a valorarlo de forma más positiva. En ese punto es cuando uno vuelve a descubrir a Black Francis en «Curse», la canción más ´pixiesiana´ que abre el disco o en «Magic Cup», con un sonido cercano al de Lou Reed. Así, pasamos del country de «On the corner», al pop de salón de «Ugly life» o de «Crescent moon» o los ritmos más ´rockeros´ con «Deconstructed» o «Praise». Acompañaron a Paley y Francis en el álbum, David Hood en el bajo y Spooner Oldham al piano.

Los fans de Black Francis y los Pixies encontrarán al músico explorando otras vías, como ya había hecho en otras ocasiones. Luego, si quieren, podrán escuchar de nuevo «Debaser». Interesante, sí. Matador, no. Definitivo, menos aún.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien