Punto Final – Una Selva de Ambiente Stereo (Yo Gano)

Del hip hop instrumental andaluz, sin duda lleno de una luz atlántica difícil de clasificar, nace este proyecto llamado Punto Final. Un grupo que viene de Huelva, periferia de periferias, cruce de vientos y culturas, que queda reflejado en este Una Selva de Ambiente Stereo.

Un disco sorprendente. No tanto por su diferencia verbal con respecto a otros grupos de hip hop del país, sino porque canaliza muchas cosas extrañas, pocas veces oídas en grupos de por aquí, pero que nos resistimos a no clasificar como hip hop. En Punto Final hay mucha experimentación, muchos efectos llenos de imaginación. Combinación de ritmos a cámara lenta, que buscan la textura, con repuntes de un electro old-school positivista (los breakers N-Fecto reaparecen en escena), bajos electrónicos muy profundos y melodías sutiles. Esta sería una buena guía de etiquetas musicales para hablar de Una Selva de Ambiente Stereo , y la comprataiva con los Hippaly de “El Surco Responde Al Silencio” tampoco sería baladí.

Aunque a diferencia de aquellos, que se reservaban las palabras para su alter ego DPC & K, aquí hay rimas de rap. Pero son rimas que, aunque lo intenten, no transmiten lo que la métrica cabreada de las grandes ciudades transmite. El aparente tono de denuncia de los MC’s se torna aquí en algo mucho más soleado y epicúreo, como brotando de un cierto aire marítimo propio del ambiente. Aunque parezca tontería el decirlo, es hip hop del Guadiana en su tramo final, demostrando que ésta música sabe adaptarse a culturas y ambientes como pez en el agua. Es el hip hop arriesgado por el que siempre ha apostado Yo Gano, uno de los sellos más heterodoxos e infravalorados del panorama, incluso por muchos b-boys de cejijunta ideología. Apoyaron en su día a Mucho Muchacho y Bano, entre otros destacables músicos. Y cuidan mucho las portadas (fotos de Misha Kominek, el mejor fotógrafo del país), como queriendo darle al hip hop nacional algo más de dignidad.

Lástima de tres o cuatro canciones, y de algunas rimas harto poco originales. Porque sino nos hallaríamos ante un tremendo disco. La versión instrumental en vinilo del mismo se hace de rogar. Las bases (se reclama la palabra música aquí) son demasiado buenas. Se agradece la ausencia de poses y miradas desafiantes, tan propias del género. Huelva no es el Bronx. La discreción de este grupo esconde la mayor de las subversiones posibles, en un ejercicio que instrumentalmente se defiende por sí solo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien