Rinoçerose – Music kills me (Everlasting)

han regresado… mucho tiempo se ha hecho esperar el retorno discográfico de la gran banda francesa, y es que el excepcional Installation Sonore (99) pesaba demasiado, y seguramente les hacía encarar con ciertos temores la grabación de nuevo material.

Para enhorabuena de todos, ya está en las tiendas Music Kills Me, y aunque no podamos decir que supere en calidad a su predecesor, , sí que podemos asegurar que el quinteto francés ha sabido digerir su éxito y se ha centrado en las nuevas composiciones, obteniendo un resultado más que notable. Así, encontramos auténticos cañonazos como “Le rock summer”, que abre el álbum, o “Last Love”, que nada tienen que envidiar a “Le Mobilier”. Un riff de guitarra arrollador que se acomoda sobre unas bases electrónicas con cierto toque disco hacen de “Le rock summer” un irresistible éxito de cualquier pista de baile.

Siguiendo con el disco, encontramos bastante variedad, desde la “easy rideriana” “Music kills me”, la experimentación con guitarras más duras (aunque siempre muy muy contenidas) de “Obseques d’un guitar heroe”, hasta los momentos más tecno como “Dead flowers” o “Professeur suicide” (también arrolladora), pasando por la aportación vocal de “Resrrection d’une idole pop”. Por supuesto, también hay lugar para esos medios tiemos con cierto toque bossa tan característicos de los franceses (“It’s fine to go now!”, o “Dead can dance”).

Music Kills Me es, por encima de todo, un digno sucesor de esa maravilla que fue Installation Sonore (99), y la prueba de que Rinoçerose no han sido flor de un dia, o más bien, baile de una noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.