Sant Feliu Fest 2003 – Campo de Fútbol St. Feliu (Sant Feliu de Guixols)

No parece casualidad que el “Hardcore” se haya caido del título del festival. El Sant Feliu Fest es hoy en día un festival de rock, dónde caben propuestas tan diferentes como las de Nostromo, Blood Brothers o Koufax, por poner 3 ejemplos.

Es un festival organizado con ilusión y pensando en la música, cosa que se agradece. Ya quedan pocos festivales que no se hagan pensando en el bolsillo. Una carpa sencillita, un buen equipo de sonido y un técnico competente (que aprendan algunos…), una barbacoa con comida carnivora y vegetariana, 2 pequeñas barras, y una larga hilera de humildes stands cargados de buena música son más que suficientes para pasar 3 días de conciertos de calidad rodeado de gente con las mismas ganas de disfrutar de la música que tú.

Ni siquiera los horarios (en esta edición) han sido definitivos ni respetados al 100%. Y de eso te acuerdas cuando estás disfrutando al máximo de un grupo. Nadie les prohibe tocar 1-2 temas más, si consideran que el público lo está pasando bien. Es una buena decisión, aunque se les fue la mano en algún cambio de grupo (más de 1 hora).

Nuestra visita comenzó el jueves. Y comenzó para pocos más, porque una buena parte de los asistentes (entre ellos, los componentes de Brandtson) llegaron con retraso debido a los cortes de carretera en la zona por culpa de los graves incendios que azotaron Maçanet a escasos km de allí.

La ausencia temporal de Brandtson fue aprovechada por Himsa, banda de metal contundente, que hizo temblar por primera vez los cimientos del recinto. No os perdais su web: http://www.himsa.org/

Tras ellos, la que posiblemente sea la mejor banda de rock española en muchos años, Standstill. A pesar de la controversia que significaba una nueva participación en el festi (que ellos mismos se encargaron de recordar, preguntando al público si creian que eran unos pesados), Standstill firmaron un concierto brillante una vez más.

Después este concierto, tenían cita en el Popkomm de Alemania, y durante 1 mes estarán poniendo música a una obra de teatro en Italia. El concierto significó el último concierto en España de Carloto, guitarrista de la banda.

Standstill dieron paso a Koufax. Los de Detroit presentaban su 2º disco, “Social Life”, y ya desde el comienzo demostraron por dónde iban los tiros: son como unos Cure más guitarreros y con más fuerza. El primer tema era parecido, en exceso, a “Lovecats”, y más tarde confirmaron nuestras sospechas al interpretar una versión de “Lovesong”, de Smith & Cia. Los excesivos tiempos de espera entre canción y canción, debido a algún problema técnico, no desmerecieron una actuación más que correcta y que dejó destellos de la calidad que atesora este grupo, que revitaliza sin ningun complejo los sonidos ochenteros y los mezcla con las guitarras más actuales, tirando siempre hacia la fuerza y la contundencia.

Brandtson fueron la última banda que vimos ese día. Tras venir de una gira española de 6 días, los norteamericanos presentaron “Death and taxes” con sobriedad y muy buen sonido. A pesar de no ser una de nuestras bandas favoritas de Deep Elm, los fans (que habian bastantes) quedaron contentos.

El viernes comenzó con Kids Go Free, a quienes no pudimos ver, y con Cult of Luna, banda de metal con un directo estupendo y que volvió a encadilar a los cientos de fans de este tipo de música que se desplazaron a Sant Feliu.

This Ain´t Vegas fueron una de las grandes sorpresas del festival. Con una propuesta cercana a los parámetros de Cursive, los jóvenes ingleses brillaron en el primer concierto que hacían fuera de las islas británicas. Presentaban su reciente “The Black Lung Captain” (Jealous Records), disco recomendado para aquellos que disfrutan de las guitarras contundentes, los gritos desbocados y las melodías más enérgicas.

Madee presentaban “Secret Chamber” (Bcore Disc), su flamante nuevo disco. El sexteto, muy rodado en directo, se marcó un gran concierto que demostró la diversidad del público del festival, pues fue uno de los conciertos más concurridos a pesar de ser una banda de rock sin más etiquetas (para qué se necesitan más etiquetas?). Madee suenan más imperfectos en directo, y eso les hace más atractivos y personales que en sus discos. Su eterna lucha por ahuyentar el fantasma de Sunny Day Real Estate continúa, aunque escuchándolos cada vez recuerdo menos a los de Seattle y disfruto más con sus canciones. A pesar de la camiseta de Ramón… 🙂

Sin City Six volvían con nuevo cantante, tras el fallecimiento el año pasado de Lee Robinson, pero con una propuesta muy parecida: rock salvaje, sucio y desgarrador. Tras ellos, Poison the Well y Nostromo pusieron la guinda a una noche cargada de metal. Destacar, sin duda, la brutalidad de estos últimos, Nostromo, con un batería que es de otro mundo. Unos The Unfinished Simpathy confiados y muy a gusto en el escenario, pusieron el punto y final a un día que nos dejó un gran sabor de boca.

Pero aun faltaba el último día, y faltaba ver el concierto del festival y posiblemente del año. Nos perdimos a European Translation Off y vimos un trocito de Hopeful, que jugaban en casa tras un tiempo de descanso, y otro de The Coalfield, que estaban emocionados por tocar “ante el mayor público de su vida”. Lo cierto es que no les prestamos la atención que requerían, entre la cena, las charlas con grupos, sellos y promotoras, y los stands.

A quienes no podíamos perdernos era a The Blood Brothers. Descritos en esta misma revista por Joan Basanta como “los Tyson del rock actual”, la expectación era máxima, y doy fe que no defraudaron lo más mínimo. 2 vocalistas que no dejan de desgañitarse ni un segundo, un guitarra también gritón, un bajista + teclista y un batería son suficientes para poner St. Feliu patas arriba. Que contundencia!

Gente volando por encima de nuestras cabezas desde el primer momento, pogos de vértigo, bailes continuos y caras de asombro. Mientras tanto, en el escenario, 5 jóvenes que parecen querer destrozar el mundo en 30 minutos. Las canciones de “Burn, piano island, burn” son la mezcla perfecta de los párametros que rigen el rock contemporáneo actual y el hardcore de toda la vida. Tenemos con nosotros a los dignos sucesores de At the Drive-In, y me temo que a este paso, acabarán en 4 días con el legado de los texanos. Grandiosos.

Pretty Girls Make Grave, en cambio, no acabaron de llenarme. A pesar de sus ganas y su buen directo, los sigo prefiriendo en disco.

Aquí pusimos punto y final a nuestra visita al Sant Feliu Fest 2003. Nos llevamos con nosotros las mismas buenas sensaciones que nos llevamos tras aquel inolvidable Isladencanta 2001, o el maravilloso Zorrock 2002. La sensación de que hay gente que hace bien las cosas sin necesidad de grandes campañas publicitarias o prohibiciones estúpidas y con la mente puesta en el bolsillo (los primeros días, pudimos entrar bebida sin que nadie nos dijera nada!).

La música debe seguir siendo lo más importante en los festivales, no nos olvidemos. Por este motivo, un 10 para la organización del Sant Feliu Fest. Y un 10 para las más de 2000 personas que asistieron y que contribuyen al crecimiento de una cultura alejada de las falsas independencias, esas que se rigen por la moda y que tienen cara de euro.

Repetiremos, sin duda, el año que viene.

FOTOGRAFÍAS REALIZADAS POR SERGIO Y NÚRIA

KOUFAX


EL RECINTO


CULT OF LUNA


THIS AIN´T VEGAS


MADEE


THE UNFINISHED SIMPATHY


THE UNFINISHED SIMPATHY


THE BLOOD BROTHERS


THE BLOOD BROTHERS


THE BLOOD BROTHERS


THE BLOOD BROTHERS


THE BLOOD BROTHERS


PRETTY GIRLS MAKE GRAVE


PRETTY GIRLS MAKE GRAVE


PRETTY GIRLS MAKE GRAVE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!