Spiritualized – Let It Come Down (Dedicated)

Desde que en 1991 Spiritualized (surgidos de la mitad de Spacemen 3) pusieran en circulación su primer álbum:“Lazed Guided Melodies” (91), hasta la publicación en 1997 del celebradísimo “Ladies and Gentleman We are Floating in Space” (97), hemos disfrutado con algunos de los momentos más interesantes de la década de los 90 gracias a un Jason Spaceman (Jason Pierce) que ha ido creciendo como músico y compositor.

Una década después desde el primer trabajo del grupo parece que ha llegado el momento en el que Jason Pierce ha encontrado el sonido con el que se encuentra más a gusto. “Let It Come Down” cuarto trabajo de estudio de la banda (por no decir del señor Pierce pues él solito se lo guisa y se lo come), es su disco más lírico, reposado y accesible.

A pesar de ser el compositor de todas las canciones del disco y de coproducirlo con John Coxon, el líder de Spiritualized ha reclutado a nuevos músicos para la banda después del despido de todos los integrantes en 1999. Algunas nuevas caras son: Doggen (guitarra), Ray Dickaty (saxofonista), Martin Shellard (bajista), Kevin Bales como batería y Tom Edwards, en la percusión.

“Let It Come Down” sorprende por su accesibilidad, que no comercialidad, y por la impresionante calidad de sus arreglos. A pesar de contener algunos pasajes rockistas a lo MC5 como “On Fire” o “The Twelve Steps” (que nos recuerda mucho a la canción de su anterior álbum “Electricity”), éste es un trabajo plagado de grandiosas orquestaciones, coros de gospel, soul, rock de vieja escuela y hasta pop. Una obra magnánima para cuya grabación en los míticos estudios de Abbey Road se ha necesitado la participación de más de cien músicos.

Desde el single “Stop You Crying” (que deja en pelotas al “Tender” de Blur), a piezas como “Anything More” , “Don´t Just Do Something” o “Out Of Sight” que sólo pueden definirse como OBRAS MAESTRAS (en mi opinión las mejores del disco). Destacan por aportar nuevos matices en el habitual discurso del grupo, piezas como “The Straight And The Narrow” y “Do It All over Again” (el tema más accesible de su discografía). En lo que a las letras se refiere existe una continuidad con su anterior disco siendo EL AMOR el tema central central de su discurso. Frases como “Nothing Hurts You Like The Pain Of Someone You Love” no hacen más que demostrarlo.

Como curiosidad comentar que el disco se cierra con la recreación en clave gospel del tema de Spacemen 3 “Lord Can You Hear Me”.

Algunos fans de Spiritualized echarán de menos algún que otro arranque de furia guitarrera o alguna tormenta de acoples y distorsiones pero a las pocas escuchas caerán rendidos ante el talento de un genio como Jason Pierce, que ya se ha ganado su lugar en la historia hace tiempo.

Spiritualized han vuelto para poner las cosas en su sitio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!