The Brontës – Vender la sombra (Hang The Dj! Records)

Cuarto trabajo de una banda veterana, el trío de Vitoria comenzó su carrera en 1995. Con su ritmo y marcados por unas circunstancias que impidieron que The Brontës contara con un cuarto disco mucho antes, el grupo se ha caracterizado siempre por su honestidad. Jamás han intentado engañar a nadie.

Hace casi tres años, la formación varió (Dani Arrizabalaga entró a la batería), lo que supuso un revulsivo para la banda. Raúl Rama (voz y guitarra) llevaba un tiempo con el reto de componer en castellano y los ensayos semanales sirvieron para ir ganando ilusión y dando forma a este Vender la sombra.

Un disco producido por Karlos Osinaga (Lisabö) en Bonberenea (Tolosa), que muestra las virtudes de un power trío bien engrasado. No existe amago de seguir tendencia alguna, sino todo lo contrario. Las letras personales de Raúl confirman que el cambio de idioma no ha significado un inconveniente para continuar dando forma a su particular mundo. Guitarras disonantes, sin remilgos, que incontestablemente posicionan definitivamente a The Brontës del lado del rock. 

Una docena de temas caracterizadas por un sonido muy directo, que evita posicionamientos dudosos, y que siguen conservando unas melodías en la línea de esos Dinosaur Jr. que tanto han atraído siempre al grupo. Una pizca de herencia del indie rock norteamericano de los noventa, donde la crudeza era más habitual… e incluso éramos capaces de disfrutar de la aspereza musical.

“Todo es un disfraz”, “Cenizas” o“¿Por dónde saldrá el sol?” (con ese arranque a lo Standstill) son los mejores ejemplos de las bondades que contiene este álbum. Los Half Foot Outside más en forma tuvieron mucho que ver con este honesto “Vender la sombra” que sitúa a los alaveses en el camino deseado. Esperamos ver, más pronto que tarde, una nueva demostración de que la veteranía les sienta muy bien.

“No pueden vencerte” cierra, en acústico, la selección de canciones, con un Raúl íntimo y deslumbrante.

Recomendable para los muchos melómanos sin prejuicios ni adicción a las modas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.