The Damned – Black Is The Night: The Definitive Anthology (BMG)

El nuevo recopilatorio de The Damned es presentado como la antología definitiva. Si así fuera, no habría más, y el hecho de que el grupo siga publicando dejaría fuera todo lo que está por venir. Así que habría que tomarse como verdad a medias el título. Dicho esto, Black Is The Night: The Definitive Anthology tiene un par de aspectos muy interesantes. El primero es la publicación de su último trabajo, el sencillo homónimo. Más allá de la casi obligación contractual que se estila tanto en este tipo de lanzamientos, “Black Is The Night” demuestra que los londinenses siguen en forma y que todavía son capaces de producir temas a la altura de sus mejores momentos. A nadie le sorprenderá que contenga su instrumentación más característica, con las guitarras y teclados acompañando una sección rítmica, acompasada, que sirve de base a la voz del Dave Vanian de impronta más oscura.

Sin embargo, el punto más relevante de este recopilatorio es que ha sido la propia banda la que ha elegido los temas, y es ese conocimiento intrínseco de las grabaciones lo que hace de esta selección la mejor posible. The Damned tiene una de las historias más increíbles de la música británica de los últimos (más de) cuarenta años, influyendo tanto en el primer punk de las islas como en el posterior crecimiento del rock gótico y Black Is The Night: The Definitive Anthology posee ese cariz de retrospectiva de museo más que de un compendio más.

Para ilustrar la breve época que va desde las primeras grabaciones a su entrada en la oscuridad sonora (a la estética alguno llegó antes), además de los clásicos “New Rose”, “Neat Neat Neat” o “Fan Club” (todos ellos, al igual que el resto de los pertenecientes a Damned Damned Damned, presentes con la edición remasterizada del trigésimo aniversario), o los “Melody Lee”, “I Just Can’t Be Happy Today” o “Smash It Up, Pt. 1 & 2” de Machine Gun Etiquette, se han incluido algunas joyas como el punk paradigmático de “Suicide”, cara B de “Love Song”. Por cierto, siempre es agradable ver el reconocimiento a “Problem Child” como esencial de esta época.

A principios de los ochenta, The Damned ya comenzaba a virar hacia tonos más oscuros. Sin embargo, hubo bastantes lanzamientos hasta la consolidación como padrinos de lo siniestro que iban anticipando esa dirección. “Disco Man” podría ser uno de los representantes más evidentes de los que se recogen aquí en esa transición, así como el grueso de los temas seleccionados de The Black Album (“White Rabbit” en su versión siete pulgadas, “Wait For The Blackout” o “Rabid (Over You)”, por citar algunos) y de Strawberries (“Ignite”, “Generals” o “Under The Floor Again”, entre otros), que determinan que, por lo menos para sus componentes, esta fue una gran época.

Sin embargo, si atendemos al criterio de cuotas, la mínima representación del periodo que comprenden los álbumes Phantasmagoria (aquí aparece “Grimly Fiendish”, pero en su versión en directo), Anything (con “Alone Again Or” y “Anything”) o Not Of This Earth (quizá la ausencia de rastro alguno tenga algo que ver con la ausencia de Captain Sensible) podría dar a entender lo contrario. Se deja fuera “Thanks For The Night”, pero a cambio se salva del olvido su celebérrima reinterpretación del “Eloise” de Barry Ryan, un hito demasiado celebrado como para obviarlo aquí en forma de su versión del sencillo. Luego ya lo saben: llegó Grave Disorder (no está mal elegida “Democracy?”, paradigma de la velocidad que les adentró en el siglo XXI) para llegar a su último larga duración, Evil Spirits, que aporta “Standing On The Edge Of Tomorrow”, correcto cierre cronológico (no del orden que uno encontrará en el recopilatorio) para cerrar un extenso recorrido por la carrera de uno de los grupos esenciales británicos, si bien su peso, como atestigua la propuesta de la banda en este recopilatorio, siga estando en gran parte en sus primeros diez años de historia.

Escucha The Damned – Black Is The Night: The Definitive Anthology

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.