The National – Palacio de Vistalegre (Madrid)

El concierto del pasado día 20 de The National en Madrid (única fecha en España) fue evolucionando, de menos a más y destacó por una  puesta en el escena y un frontman con una fuerza y personalidad arrolladoras.
Al llegar El Palacio de Vistalegre, muy poco concurrido estaba frío, como Madrid ese día… los teloneros (This Is The Kit), especialmente suaves. La escena no pintaba fácil a 10 diez minutos del comienzo de uno de los conciertos más esperados del otoño.
Subió entonces Matt Berninger  al escenario. Esa figura principal, con poses de gentleman. El juego de luces con el que nos sorprendieron  fue espectacular desde el primer momento. Comenzaron con “Trouble will find me”, tal  y como comienza su último disco que venían a presentar. Y ahí comenzaron a caldearse, público y escenario.

El directo del grupo norteamericano no es especialmente fiel a sus discos. Pero tiene fuerza. Una de las rarezas que más gustan del vocalista de The National es el contraste entre su físico burgués y la locura con la que se deja arrastrar.  Desgarrándose en ocasiones. “Este tío es puro sentimiento”, escuché a mi lado mientras disfrutaba de una magnifica “Sea of Love”.  El público fue entrando en calor, de la mano de un Berninguer, que iba marcando el ritmo de la noche.

El directo sonó maduro, con varios cambios de instrumentos, pasando de cuerda a teclado. Y en varios temas vivimos el cambio de ritmo que acompaña a los trombones, que mezclan a la perfección con la grave voz del vocalista. Él mismo se encargó de dar las gracias al equipo por su profesionalidad, después de varias semanas de gira. El concierto fue cogiendo fuerza aunque por desgracia bajó el dinamismo tras algún espacio de tiempo demasiado largo entre canción y por tocar canciones menos conocidas.

Durante la última parte del show el grupo mezcló sabiamente temas de su último LP, con sus clásicos “Sorrow”  y “England”, (High Violet, 2010)  y su imprescindible  “Fake Empire” (Boxer, 2007). Aunque personalmente eché de menos algún tema (especialmente “Secret meeting”). Las expectativas que hay sobre los de Ohio son fuertes. Técnica musical y profesionalidad estética son la mejor forma de mantenerte en forma. Y entonces, fuera luces.

Ni uno de los que estábamos allí creyó que no hubiese algo más. El ambiente mucho más caldeado. Matt ya habiéndose acercado al público  en más de una ocasión y tras haberse partido la voz. Todos sabíamos que ahí no acababa la cosa.
La vuelta en los bises nos permitió disfrutar de un vocalista fuera de sí, que bajó del escenario para mezclarse con el público como rockero consagrado, sin importarle que el cable atrapase a la masa por donde pasaba. Y ahí el grupo regaló cuatro espectaculares temas, los mejores del concierto,  de diferentes discos. Especialmente destacable “Mr. November ” y un “Terrible Love”, sin acompañamiento instrumental que dejó al finalmente abarrotado Palacio de Vistalegre, con un estupendo sabor de boca, cuando todos cantamos juntos:  “I´ll explained everything to the kids”.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.