The Posies + Beezewax – Kafe Antzokia (Bilbao)

Si hay dos formaciones pop en la actualidad que logran el climax emocional entre buena parte de quienes acuden a sus actuaciones, esas son Teenage Fanclub y The Posies. ¿Arrebato de fan? ¿Falta de objetividad? Va a ser que sí. Sin problemas, de atormentados está el mundo repleto.

El pasado 3 de diciembre Jon Auer y Ken Stringfellow volvieron a comenzar una nueva gira española. Da igual cuál sea el motivo de la visita de los de Seattle. Siempre resulta una bendición. En este caso, la excusa era la presentación de Every kind of light, su nuevo trabajo, el primero desde
hace siete años.

Los compañeros de esta gira, el trío noruego Beezewax, arrancaron con un
Antzoki aún frío y con menos público del esperado. En su haber quedaron muchas ganas, intensidad y buenos temas.

“El gordo y el flaco”, junto a su nueva sección rítmica, tuvieron claro que no hay nada más acertado que un repertorio cargado de singles. Comenzaron muy potentes, con Ken saltando en cada riff y lanzando sus ya clásicos escupitajos. Detalle de Jon fue acordarse del difunto Kike Turmix. “Fucking Posies”, en recuerdo al fallecido rockero bilbaino, fueron las palabras de Auer en varios momentos iniciales.

La pareja de compositores ha declarado que se han vuelto a reunir porque querían volver a tocar juntos. Y es que si algo caracteriza a esta banda, es su pasión por el directo. Los actuales Posies lo viven sobre el escenario como si se de quince años atrás estuviéramos hablando. Tras la tempestad inicial, llegó algo de calma con Ken a los teclados. Sonaron entre otras “You´re the beautiful one” y “Please return it”. Deliciosas melodías que no dejan de conformar la base de la música de los norteamericanos. El público asistente disfrutaba al máximo, se encontraba encantado y feliz. Es la excusa que buscan unos músicos agradecidos y cercanos como pocos, para seguir liándola. Los dos capitanes bajaron los micros al suelo, a nivel del público, y siguieron demostrando su exquisito arte powerpopero junto al personal de las primeras filas. Con semejante panorama el subidón definitivo termina llegando y el orgasmo es inevitable.

Singles que terminan siendo hits, uno tras otro (alguno faltó, pero todo no puede ser), y un respetable excitado como hacía tiempo no se veía. Podría ser el resumen de una velada gloriosa y memorable, de esas que se recuerdan después de mucho tiempo. Tuvieron que realizar varios bises, les queríamos con nosotros para siempre. En realidad, nunca nos han abandonado. Gracias, genios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.