The Pretty Reckless – Going To Hell (Cooking Vinyl)

Desde su primer álbum en 2010, Light Me Up, The Pretty Reckless había estado alimentando a sus fans a base de tentempiés: que si un EP –Hit Me Like A Man fue publicado en 2012- o una canción promocional para Gossip Girl -serie en la que actuó la cantante, Taylor Momsen-. Cuatro largos años y un extenso proceso de promoción después, ha llegado el esperado segundo trabajo de la banda estadounidense, titulado, cómo no, Going To Hell.

Las expectativas eran altas y ellos no han decepcionado a los fans. Momsen ha escrito letras mucho más oscuras que en su primer disco. Este segundo empieza con los sonidos sexuales explícitos de “Follow Me Down”, que envía un provocador mensaje que no se queda atrás. Continúa la irreverencia con “Going To Hell”, un guiño a la canción “Goin’ Down” de Light Me Up -narra la historia de una joven en un confesonario-. En la misma línea están la destructiva “Fucked Up World” y la demoníaca “Sweet Things”, interpretada a dúo con el guitarrista Ben Phillips. Aunque probablemente la más controvertida sea “Heaven Knows” por su videoclip, en el que la cantante se desnuda de manera repentina, dejando ver una cruz negra que tatúa su cuerpo.

De hecho, para la promoción del CD, Taylor se fotografió desnuda. Ella asegura que no lo hace para llamar la atención: “La portada es para mí una obra de arte. Quería algo icónico, como las portadas de los álbumes que adoro, EC Was Here de Clapton o Wish You Were Here de Pink Floyd. Ni siquiera me centré en el tema del desnudo. Se trataba más bien de la idea de que, cuando abandonamos este mundo, nos vamos sin nada, excepto el alma”, aseguró Momsen para Vanity Fair.

Sin duda, la artista pone su alma en “House On A Hill”, “Burn” y “Waiting For a Friend”, baladas que dan un giro al registro del trabajo global y manifiestan la capacidad vocal grácil y dulce de Momsen. Se escucha algo del rock industrial de Marilyn Manson en “Why`d You Bring A Shotgun To The Party” -ya se notaba que sus estilos encajaban en el Revolver’s Golden Gods Awards-.

Independientemente de la polémica que The Pretty Reckless pueda suscitar, es una realidad que esta banda está suponiendo un renacer del rock clásico, además, con una artista femenina al frente. Alejada de los estereotipos de bandas de metal sinfónico, Momsen vuelve a los setenta y ochenta, a la época dorada de Joan Jett, Patti Smith o incluso Courtney Love, en la que se inspira, al menos, en estilo. Going To Hell tiene puntos de tensión altos y bajos distribuidos de la manera exacta para crear un álbum joven que quiere ser escuchado una y mil veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.