Thee Brandy Hips

Me llama la atención que sean los festis más grandes (Primavera y FIB) los que más apuesten por cosas pequeñas o que empiezan a sacar la cabeza, y el resto de festivales nacionales, más pequeños, estén atrapadísimos en el bucle de los de siempre

Charlamos con Alex López, baterista y portavoz de Thee Brandy Hips, que estarán actuando en Madrid el próximo 16 de junio.
 
El segundo trabajo de esta joven formación, Raincoat, destaca por su frescura y luminosidad. Los vascos estarán en el próximo FIB y hemos querido conocer sus impresiones sobre todo lo que está rodeando al lanzamiento de su nuevo disco.
 
 
Sois de los más modernos de Donosti… Strokes, The Drums, Vaccines, los Pains, Arctic Monkeys… ¿Quién os pone más?
 
Creo que estoy desarrollando un pequeño miedo a encasillarnos en esta respuesta, pero es que nos han preguntado ya alguna vez por la influencia de algunos de esos grupos, que ni la vemos ni nos emocionaría mucho que se dijera, así que acabamos respondiendo como alterados “¡no, no, Strokes no!”, para a continuación citar grupos más pintones, como si nuestro gusto nos definiese o así. Pero bueno, que sí, que nos gustan mucho los Pains a casi todos (y ya). Y luego otras muchas cosas, modernas o no, pero que no tienen por qué haber ejercido influencia directa en nuestro disco.
 
 
Notable segundo largo. Dime tres virtudes del disco y, al mismo tiempo, un valor que no tuviera el anterior y éste sí.
 
A mí personalmente me parece que todo el discurso musical es bastante sólido, pese a los distintos tipos de canción que puede haber. Todo el disco está hecho con la premisa de que lo importante es la melodía, y partiendo de ahí pues las canciones van cogiendo direcciones distintas. Éste es justo el paso adelante respecto al anterior disco, en el que las canciones eran más dispersas, rompíamos estructuras sin pensarlo mucho… Raincoat es bastante concreto, en plan ir a la síntesis de la canción, pensarla mucho, blabla. Está quedando pedantillo esto, ¡y no te he dicho ni dos virtudes!


Producción del disco.
 
Pues fue una especie de encuentro de caminos con Jon Aguirrezabalaga y Xabier Egia, guitarrista y técnico de We Are Standard. Nosotros buscábamos dónde grabar y ellos a un grupo que les molase para estrenar su nuevo estudio, El Tigre, en Bilbao. Hicimos un par de reuniones y enseguida se vio claro que la cosa iba a funcionar. Le dimos a Jon toda la libertad para hacer de productor, al estilo clásico: estudió las canciones, vio qué funcionaba, qué no, qué estructuras había que cambiar, voces, ritmos… Recuerdo que hablamos mucho sobre el sonido que había que darle al disco, y también lo veíamos igual. Así que estuvimos toda la primera mitad de 2011 componiendo, y hacia junio empezamos a grabar en El Tigre, y nos pasamos aquel lluvioso verano en Bilbao. Luego se lo enviamos a Yves Roussel para la masterización, y listo.


Conozco desde hace mucho a Xabi Eguia, es una persona sensacional y profesionalmente ha crecido mucho junto a WAS… Leyendo una entrevista que os han hecho, es verdad que estamos valorando muy bien este disco y tú dices que el anterior es flojo. Te falta por darme otra virtud de Raincoat.
 
Por un lado, sí, Xabi es una de las personas de trato más agradable que conozco. Majo, generoso y además lleno de talento. Sobre las virtudes de este disco… mira, hoy me lo he puesto. Llevaba mucho sin escucharlo, no me apetecía nada. Hoy andaba un poco bajo de autoconfianza, andaba pensando en si mandar el disco aquí y allá, y me lo he vuelto a poner para ver si merecía la pena o si en realidad nos está faltando distancia con nosotros mismos y esto no tiene por dónde pillarse. Y, en fin, me han gustado mucho las guitarras y la distorsión. Creo que teníamos que haber apretado un poco más por ahí incluso. Leí una crítica que decía que habíamos usado la distorsión como no se había hecho en bastante tiempo por aquí. Hombre, no es eso ni de coña, pero sí que creo que hay un muro de sonido muy guapo, que me gustaría que trascendiese un poco más.


¿Do It Yourself por convicción o por última opción?
 
Pff, pues ambas, aunque suene a “qué van a decir”. A mí me vuelve loco, en el buen sentido, ser dueños absolutos de todos nuestros pasos y decisiones: de qué portada elegir, con quién colaborar, cuándo y cómo sacar el disco… Estoy bastante orgulloso, si se puede decir así. Pero, por otro lado, es una mierda dedicarle tantísimo tiempo a lo que no es música, y encima para hacerlo sin la certeza de que sea la manera correcta. Es decir, que tiene que ser muy agradable tener el manto protector de una discográfica, estoy seguro de que su principal beneficio es la autoconfianza. Y sí, en este momento no habríamos dicho que no, claro.
 
 
El FIB os incluye en su cartel. Imagino que es un premio inesperado. ¿Hay esperanza para los más pequeños?
 
Me llama la atención que sean los festis más grandes (Primavera y FIB) los que más apuesten por cosas pequeñas o que empiezan a sacar la cabeza, y el resto de festivales nacionales, más pequeños, estén atrapadísimos en el bucle de los de siempre, resultando unos 15 festis iguales por todo el país. En cualquier caso, me da un poco de rabia que todo se acabe focalizando en los festivales. Es decir, cambiaría sin dudar la buena salud de los festivales por una buena salud en los conciertos en salas y bares, en las cosas pequeñas y en el día a día.
 
 
Totalmente de acuerdo con lo que apuntas sobre la apuesta de los festivales grandes por grupos pequeños. Cada vez  más se está convirtiendo el panorama festivalero en una repetición del mismo festival. Sólo programan a 25 grupos nacionales y el resto queda fuera.
 
Sí, más o menos así lo creo. Bueno, justo esta semana nos han confirmado en un festi, el Embassa´t, y hemos ido a tocar por Tarragona y he conocido otro, el Palmfest, y tienen un punto más de “grupos emergentes” que me mola. Básicamente la cosa es que si son tan valientes como para contar con un grupo tan pequeño como nosotros ya me flipan, me parece admirable que se salgan de lo habitual, y me resulta un poco incomprensible a la vez. Pero se ha perdido (¿alguna vez lo hubo?) el rollo de que un festi es una selección artística de música, como podría serlo un festival de cine. La propia selección debería denotar una línea artística por parte del organizador, y no tanto buscar la taquilla y la fiesta fácil.
 

Eráis cuatro y os habéis reforzado con un teclista. ¿Cómo ha sido la incorporación? Cada vez tengo más clara la sensación de que una formación pop rica en matices melódicos, necesita un teclado.
 
Sí, estoy de acuerdo en esa apreciación, aunque lo nuestro no fue un giro buscado sino más bien una casualidad. Carlos se iba a ausentar durante un año, y no queríamos sustituirle por otra guitarra al que luego hubiese que “echar”. Pensamos en meter un teclado durante ese año, y cuando volviese Carlos acabar siendo cinco, que es lo que ha pasado.


Cuéntanos cómo está yendo la gira de presentación y si estáis perdiendo mucha pasta con ella.
 
Jaja, sí, no mucho, pero un poquito. Empezamos a tope, llenando en casa, pero luego en salas fuera donde ya no te conocen, o no controlas tú la organización del bolo o lo que sea, pues ha caído bastante la cosa. Tendremos que ver hasta dónde nos pueden quemar hostiazos o nos pueden motivar buenos aforos. Ojalá nos diese igual, en lo económico y lo espiritual.


Sois jóvenes todavía… ¿el grupo es una prioridad o una buena diversión?
 
No, una prioridad absoluta no puede serlo siempre, básicamente porque hay que vivir. Pero como diversión y motivación, es la primera de todas las que tenemos, creo. Desde luego, si lo medimos por tiempo de dedicación y desvelos, así es.


Escribes la nota de prensa, no sé si también eres el principal compositor… ¿Es la calle, donde dices estar muy a gusto, una gran fuente de inspiración?
 
No, no. Aquí hay un problema que me preocupa bastante últimamente: en nuestro funcionamiento asambleario me ha caído el papel de portavoz, más que nada porque mis compañeros o son tímidos o pasan bastante. Pero hay todo un mundo, precisamente el más interesante, el de la composición, en el que yo no soy el más indicado para hablar. Asier escribe letras y saca melodías, los demás le damos por culo, retorcemos lo que él trae y acaba resultando lo que hay. Y respondiendo a la pregunta, justo es lo contrario: Asier, autor de la mayoría de las letras, es muy casero, no hay mucha letra de calle y guerrilla, me temo.
 

Vuestra presencia en la red es considerable. Os lo curráis. ¿Qué importancia tiene internet para un grupo como vosotros?
 
No sé si nos lo curramos, eh? De hecho creo que nuestras cuentas de Twitter y Facebook pecan de informativas: “tocamos el nosécuántos, disco ya a la venta, etc.”, que es una cosa como muy aburrida. Por lo demás, sí, estamos mucho en la red, pero vaya, no como grupo, sino como todo quisqui, ¿no? Es decir, que forma parte de nuestra vida y no es nada premeditado.
 

Mójate, ¿quién es más peligroso en twitter, @loveof74 o Asier Brandy? ¿O @joanvich?
 
Jajaja, no sé qué decir a esto. La verdad es que frecuento varios círculos tuiteros separados entre sí pero muy cachondos todos. El de Loveof74-Asier es uno de los más divertidos, la verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.