Tom Boyle – Vuelve a Empezar (Autoedición)

El ruido puede alzarse, en ocasiones, como un oasis de paz. Esta es la lección que han aprendido numerosas formaciones de la actualidad, las cuales añaden muros de sonido a sus composiciones para dotarlas de magia y así elevarlas hasta la estratosfera. Podríamos decir que Tom Boyle con su regreso Vuelve a Empezar es la nueva banda que adopta esta estrategia de bañar su sonido con una pátina de shoegaze, pero lejos de caer en el mismo saco y convertirse en un grupo más, encuentran un maravilloso equilibrio con el cual es inevitable no reivindicar su nuevo trabajo de estudio.

En 2009 Tom Boyle publicaban Maniobra de Aproximación, un debut heredero directo del Donosti Sound gracias a esas melodías de carácter tranquilo y preciosista que hacían pensar en nombres como La Buena Vida o Le Mans. Bien es cierto que era posible encontrar algún corte de carácter apresurado y rockero, pero ni mucho menos el grupo aspiraba por aquel entonces a la contundencia que encontramos actualmente en su sonido: tocaban sin la mayor de las pretensiones y hacían canciones sencillas para disfrutar. Sin embargo y nueve años después, Tom Boyle han decidido recalibrar su fórmula de cara a la producción de Vuelve a Empezar para explorar con alto grado de acierto nuevos derroteros fruto de una mayor ambición por trasgredir.

Raúl Pérez (productor de artistas como Niño de Elche, Pony Bravo o Alborotador Gomasio) consigue que Tom Boyle salgan de su cascarón para apostar por melodías protagonizadas por guitarras algo reverberadas y granuladas sobre las que se sustentan dos de los mejores temas de este año en el panorama nacional: “Hojas Amarillas” y “Muro de Cristal”. Ciertamente, la contundencia de sendas canciones contrasta con la introspección de “En Otra Etapa” o “Casiopea y Orión” (las cuales podrían hacernos pensar en unos primeros Daughter) o con la estructura más etérea y Sigur Rósiana de “Universo Azul”, pero a pesar de estas diferencias, Vuelve a Empezar se alza como un álbum coherente con los altibajos justos encargados de sacudir levemente al oyente estableciendo un juego sonoro irresistible.

Y mientras tanto, a lo largo de esta tormenta onírica la voz suave de Gloria Para se alza como faro entre la niebla de tintes shoegaze de las composiciones del grupo, un punto de anclaje lleno de esperanza que nos acompaña durante las ocho canciones que forman esta placa de digestión lenta y grandes momentos protagonizados por un continuo baile de deliciosos contrastes con los cuales Tom Boyle toman impulso para intentar posicionarse en primera línea de su género, algo que logran sobremanera.

Escucha Tom Boyle – Vuelve a Empezar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.