Willie B. Planas – Landscapes & Still-Life (Two Mad Records)

Hay veces que es complicado decir algo bueno de un disco. O algo malo. En el caso de Landscapes & Still-Life lo mejor es el apartado de la producción. Suena un poco a “la película era un coñazo, pero tenía una fotografía fantástica“, lo sé. Pero no. Lo mejor de este disco que no destaca especialmente en ningún campo es su normalidad en el sonido: escuchando el segundo trabajo de Willie B. Planas uno se da cuenta de que se ha contado con buenos músicos y herramientas para echarlo a andar.

La lástima es que su propuesta de pop-rock de corte sureño y elegante no acabe de explotar en ningún momento. Acompañado por un buen grupo de músicos, entre los que se encuentran Mauro Mietta (acertando en cada tecla del teclado), Paul Zinnard y Miquel Ferrer, Willie B. Planas, que comenzó como violonchelista y toca la guitarra y la armónica, presenta ocho canciones amables que se sitúan, una detrás de otra, al mismo nivel, sin pronunciar una palabra más alta que otra.

Grabado en el Estudio Uno de Madrid con la producción de Paul Zinnard y la ayuda de Pablo Pulido, Landscapes & Still-Life está muy bien hecho, pero es inofensivo. Sólo “Living longer, moving faster” por un lado y “The beauty was a beast” por el otro se atreven ligeramente a saltarse el statu quo de un disco que, por otro lado, sirve de acompañamiento ideal para cualquier viaje por carretera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.