Tori Sparks + Calamento + El Rubio (Luz de Gas) Barcelona 23/02/17

Aquí bien que nos ponemos a tocar ese bueno y viejo rock & roll como si tuviéramos la más mínima idea de lo que es bailar el lindy hop con un negro y una cinta de decoro y segregación de por medio, pero que venga un guiri a tocarnos nuestro flamenquito… ¡Cuidao!

tori_sparks-bcn-luz_de_gas-ica-800-2

También es cierto que el mundo anglosajón lleva décadas infligiendo un complejo de inferioridad cultural y artística totalmente injustificado sobre el resto del planeta, y una merecida necesidad de dignificación, una confianza tardía en la posibilidad de calibrar lo nacional en el mismo nivel que lo internacional, comienza a hacerse oír por fin en las Españas. Pero oye, tampoco hay que ser crueles, ¿no? Y con Tori Sparks, mucho menos. Antes de zambullirse en la misma leyenda del tiempo con la que Camarón tendió una oportunidad de viaje espacio-temporal a Lorca, dio aviso: “Si a alguien del público le gusta el flamenco de verdad, lo siento”. Y justo cuando estábamos a punto de condenarla, la redimimos de todos sus pecados e impertinencias, presentes y futuras, por una única razón; no hay nada más flamenco que lo que se dice honestamente.

tori_sparks-bcn-luz_de_gas-ica-800-4

Tori Sparks canta y gesticula por farruca con esa actitud made in America que la hace parecer dueña de todo el mundo libre. Le da un sorbo a la petaca y afirma que nadie sobrevive al amor, “para que no digáis que soy optimista”, entre versiones más o menos afortunadas de Los Amaya y el “20 Años” dedicado a los cubanos y al estilo Diego el Cigala, a cuyo concierto en el Teatre Grec barcelonés hace unos años debe gran parte de la inspiración del álbum que presentaba en Luz de Gas, titulado La Huerta.

tori_sparks-bcn-luz_de_gas-ica-800-3

Tori vino tan y tan bien acompañada que no se dio cuenta del bienintencionado tiro en el pie que se estaba disparando a sí misma; Calamento y El Rubio ya constituían una banda de acompañamiento (por mucho que se negara a designarlos como tal) sobre la que ella se habría de esforzar en vano por salir a la superficie, pero más tarde aparecieron los invitados sorpresa (Julio de los Chavis y Ramón Giménez de Ojos de Brujo), rugiendo como tigres al zapatear nervudo de El Yiyo, y ya no hubo “Kashmir” de Led Zeppelin ni gospel que la redimiera; la sangre es la que corre por las venas, y no hay más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.