Alexander Kowalski – Response (Kanzleramt)

Es curioso, pero recuerdo como si fuera ayer cuando un buen amigo me recomendó el Progress (02) de Alexander Kowalski. Creo que nunca le estaré lo suficientemente agradecido (gracias [email protected]). Ni imagino cuantos miles de veces me habré dejado las suelas de mis zapatillas a ritmo de rompepistas como “The Lost Chamber”, “The View Of Changes” o “ Speaker Attack”.
Sin ser la panacea de la modernidad y la sofisticación, Kowalski facturó, en un año plagado de ñoñerias electro-pop y electro-clash, un autentico “trallazo” que bebía tanto del techno de Detroit como del espíritu de Basic Channel. Vamos, lo mismo que The Youngsters con su imprescindible Lemmonorange.

Con el acercamiento a este Response, a uno le pasa lo mismo que cuando escucha, por ejemplo el Berlinette (03) de Ellen Allien, que falta algo. Evidentemente, no todas las obras de nuestros artistas favoritos pueden ser la piedra de toque de toda la escena, ni satisfacer a todo el mundo por igual, pero cuando el nivel que se mantiene es tan elevado, solo queda callarse y romperse las piernas bailando.
La diferencia radica en que, para cualquiera de los dos, la sensación es de una decepción menor, porque facturan álbumes tan disfrutables y potentes, que las críticas se caen por su propio peso. Y si mientras escribo esta reseña tratando de encontrarle pegas al disco, no puedo dejar de vibrar al ritmo de “Lighning Field”, y el Cd no sale en toda la tarde de mi Discman, es que algo falla en mis planteamientos.

La vuelta de Kowalski significa, al igual que su predecesor ,un retorno al techno de principios de los 90, con líneas de bajo de las que se echan de menos , con un personaje que, no nos engañemos, factura discos de género, que apenas incitarán al lego en la materia a interesarse lo más mínimo, y menos ahora que el techno está de capa caída en los ambientes mas “in”.
Algo, sin embargo, ha cambiado.

Se trata de su trabajo más ecléctico y con timbre más abierto, mucho menos hipnótico y planeador que Progress, pero igualmente contundente y con una ampliación de ángulos encomiable, creando de nuevo un disco “para-la –pista” desde una óptica mucho menos integrista.

Indudablemente, a nadie le quedarán dudas ante bombazos tan radicales como “Emtec” o temazos como “Lighning Field” , “Prevail” o “Response” (a bombo limpio), que probablemente estemos, de nuevo, junto al de Circulation , ante uno de los disco de baile del año, sólo que esta vez, viene del techno mas puro.

¿Y las novedades?, ¿y el eclecticismo?, preguntarán algunos.
Pues están ahí, en la tremenda “Lock Me Up” con voces de Turner (haciendo de Bernard Summer) y tintando de pop el ritmo de un bombo marcial. En el rimo tribal y la línea de bajos de la ya celebérrima “Belo Horizonte”, esta vez en una versión diferente. En la cobertura de su amigo Raz Ohara en la, de nuevo estupenda, …”And I Will Find You”, o en su producción menos oscura y obsesiva en general.

Los fans del techno, tendremos que esperar el consabido revival para disfrutar de otro como este.
Quizá el único pero, en mi modesta opinión, está en el dueto “You Think You Know” y “Days Of The Liar”, ligeramente inferiores al resto.

No deberían de quedar dudas, si Progress era “el disco” de techno oscuro y obsesivo, este, su reverso luminoso, tampoco se queda demasiado atrás.

Ante discos tan físicos, solo cabe rendirse y,como diría el amigo King África,….. Bailarrrrrrr!!!!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien