Angelpop – Lifemates (Fep Producciones)

Soy mucho del pop electrónico, lo digo. Sin más. Un treasure pleasure que suele provocar el más inmenso de los placeres. Por eso cuando desde Muzikalia me ofrecieron comentar este disco casi sin escucharlo dije un sí como una Catedral. Pero es que, además, en esta ocasión he descubierto una obra brillante y divertida con animosidad y alevosía alegrando los primeros compases de este tiempo septembrino tan aciago. Así hago algo; (chiste made in Les Luthiers). Quién está detrás de esta obra tan guachi es Angelpop, un murcianico que responde al nombre real de Ángel José Navarro y que se ha marcado una de las obras más interesantes de la música patria en lo que llevamos de año. Tampoco hay que correr mucho; el otro día leía que Spotify anda quejándose a las discográficas por el pésimo nivel de los temas que últimamente presentan, y no les falta razón porque ¡Vaya cosas pencas que están llegando estos últimos viernes a “Radar de novedades”! Para liarse a zurriagazos con más de una major. Pero ha llegado Ángelpop y mandó callar.

El sonido que emerge de sus composiciones proviene de lo que conocemos como pop electrónico del estilo patrio como Aviador Dro, Family, Carlos Berlanga, Fangoria y eternos influyentes del gremio como New Order y Pet Shop Boys. Y ahí es donde se ha zambullido este murcianico de pro para regalarnos una obra tan suculenta.

Ángel José proviene de la escena DJ, y claro, algo de sonido electronic-dance conoce. Entonces ha cogido sus influencias, sus gustos particulares y lo ha dotado de cosas de su propia creación. La obra ha sido lanzada por un sello discográfico de nueva creación, Agencia FEP Producciones y para que la obra no sea cualquier cosa ha dotado a los créditos del mismo con nombres como Juan Sueiro (Spam) y Guille Mostaza (Ellos), y claro, ahí ya te entran las sietes cosa del gustirrinín.

“Ya no cantamos” es su presentación y suena definitivamente adictiva, la editó por mayo (ay, ese lejano y muy olvidable mes) y ahí dio el pistoletazo de salida sobre la hegemonía de la pieza que tenemos entre manos; pop electrónico sin fisuras y apropiado para la pista de baile. Aunque, claro, ahora con la situ como mucho para marcarnos un sandungueo trocomocho en la buhardilla y equipararnos a una suerte de Tony Manero do it yourself. “Pienso bailar” puede ser tan Aviador Dro, que si aparece Servando Carballar por ahí haciendo el robot, no desentonaría. “Apollo XIII” es un sencillo propio de Fangoria, incluso tiene cierto eco Alaskero, aunque con un poco más de swing. Continúa el trabajo con la adictiva “Ester”, invocación excelsa de Carlos Berlanga; una especie de tributo al madrileño, y es de agradecer. Sí, cierto, el disco tiene esa efervescencia de aquellas obras que popularizaron el disco sound allende los 80 con Dinarama a cabeza. También ha lugar el sonido Valencia´90 con “Tres años”, planteando una suerte de ruta del Bakalao, pero con distancia social del salón a la cocina y de la cocina al salón. Finaliza el trayecto con “Dices qué”, donde se une más a La Bien Querida que al espíritu movidero.

Por tanto Angelpop nos regala uno de los trabajos más interesantes de este 2020, y anda que no alegra eso la cosa ni ná. Este muchacho nos ha alegrado el cotarro con una obra para bailar, pero también para disfrutarla a raudales. Podemos alegrarnos que un producto Made In Spain no tenga nada que envidiarle a los Pet Shop ni a esa que empezaba diciendo Time goes by so slowly de Madonna.

Escucha Angelpop – Lifemates

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.