Blood Orange – Cupid Deluxe (Domino Records)

No se puede decir que la vida de Dev Hynes, el hombre detrás de Blood Orange, haya sido precisamente ordinaria o una más hasta el día de hoy. Miembro de los efímeros Test Icicles, combo nacido al amparo del revival post-punk que pasó sin pena ni gloria dejando un único álbum con algún momento más o menos destacable, pronto después mostró que lo suyo iba en serio con un refinado y elegante proyecto de folk-pop que se hizo llamar Lightspeed Champion. Dos discos con numerosos aciertos y la sensación de que estábamos ante un personaje con múltiples aristas creativas, capaz de sorprender y dejar con ganas de más fueron el legado de este segundo proyecto en el que se vio envuelto. Y así llegamos a Blood Orange, donde nuestro protagonista da rienda suelta a su amor por los sonidos R&B con trasfondo pop, demostrando que aquellos que veíamos en él a una de las más prometedoras estrellas del nuevo panorama alternativo, no nos equivocábamos. Sus múltiples piruetas a la producción y composición de singles redondos ya sea con Sky Ferreira o con Solange completan el currículum de un artista cuyo techo de antoja todavía por alcanzar.

Su debut bajo esta nueva piel, Coastal Grooves (11), ya dejó muestras de su potencial, pero es en este brillante Cupid Deluxe (13) donde Hynes explota como un talento en bruto, jugando a ser el nuevo Prince en gemas de la talla de “You are not good enough”, “Uncle ACE”, “”It Is What It Is” o el cierre “Time Will Tell”, que redondean lo que fue uno de los mejores discos del año pasado y lo presenta como el reverso indie de artistas como Drake, Frank Ocean o The Weekend. Entre los ingredientes de su fórmula ganadora reconocemos unos arreglos acertados, sutiles y puntuales, dejando brillar unas melodías rutilantes, multitud de ilustres colaboradores, como por ejemplo, la compañía femenina de su pareja Samantha Urbani, miembro de los apreciables Friends, en múltiples cortes del disco, destacando en la definitiva y ya mencionada “You are not good enough” y de una de las nuevas musas del panorama indie, Caroline Polachek de Chairlift, en el single de presentación, el evocador “Chamakay”, que seduce con sus aires tropicales. En el apartado masculino, destacan las voces de Dave Longstreth de Dirty Projectors en “No right thing” donde además acompaña el vanguardista Clams Casino en la producción. La curiosa adaptación del “”I Can Only Disappoint U” de los infravalorados Mansun, rebautizada para la ocasión como “Always let U down”, deja bien a las claras las eclécticas influencias de Hynes, poseedor de un innegable olfato para reconocer valiosas ambrosías pop sea cual sea su procedencia.

Para añadir más vaivenes a una vida ya de por sí agitada en lo artístico, Dev sufrió un episodio dramático hace apenas un mes al perder prácticamente todo lo que poseía (incluyendo todos sus archivos de sonido y grabaciones) en el incendio de su apartamento en New York, incluyendo el perro cuyo nombre da título al disco, Cupid. Este triste episodio dejó tras de sí un río de polémica, ya que la campaña de crowdfunding iniciada por la madre de su novia para ayudarle a recuperarse de este desastre fue un auténtico éxito, abriendo un debate sobre el valor moral de dicha campaña (que le pregunten a Holly Baxter de The Guardian, autora de un artículo que removió conciencias aquí y allá). Sea lo que fuere, el valor musical de Hynes está por encima de cualquier debate moral y los múltiples sold-out que está atesorando en su triunfal gira por los USA hablan bien a las claras del momento dulce que está atravesando, algo que a buen seguro le ayudará a superar tremendo trance.

Desde luego, trabajos tan impecables como éste, dotados de una magia atemporal y de un don incuestionable en el manejo de las melodías negroides y de los sutiles destellos soul con marca contemporánea, ponen a Dev Hynes, a sus apenas 28 años, en primera plana de la escena actual, confirmándolo como uno de los mayores talentos que la música británica ha dejado en los últimos años y hacen que, al igual que ocurre con James Blake, no podamos dejar de soñar en lo que nos puede ofrecer en el futuro. Mientras tanto, disfrutaremos de su mejor trabajo hasta la fecha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.