Bob Dylan – Triplicate (Columbia)

Hay que saber apreciar lo que Dylan nos está ofreciendo en tiempo real. Es el músico más legendario vivo y en sus recientes años de carrera ha tomado un nuevo desvío, de esos que han ido definiendo su carrera. Cuando en 2015 se descolgó con Shadows in the night, lo normal fue pensar que su querencia por los standards era algo pasajero, un capricho. Pero al año siguiente llegó a las tiendas Fallen Angels, una segunda parte en toda regla y ahora llega el K.O definitivo con Triplicate, tercera parte de esta serie que, haciendo honor a su nombre, se trata de un triple cedé con más standards del cancionero clásico norteamericano. Puede gustar mucho, poco o nada, pero lo que está claro es que Dylan se lo está pasando en grande, no sólo va a disco por año, sino que ha hecho hueco en los set lists de sus conciertos a estas revisiones.

Una vez más, el sonido es elegante y la interpretación de Dylan sublime. Triplicate es un ejemplo de cómo jugar con las canciones, respetándolas y a la vez transformándolas en algo nuevo. Es momento de seguir redescubriendo al Dylan intérprete, enfrentándose a temas donde la sombra de Sinatra planea y saliendo, no airoso, sino vencedor.

Efectivamente, todo este bloque de trabajo tiene sentido en un formato tan amplio como este, aunque los tres cedés puedan llegar a resultar desbordantes pues aunque cada uno bordea en la media hora, se trata al final de hora y media de música ancestral, reformulada pero muy clásica. Hay que esforzarse un poco, buscar el momento adecuado, a ser posible con poca luz y el día muriendo. Es evidente que para Dylan, esta serie discos se trata de algo importante, se siente reflejado en esas letras de tantos autores ajenos, está vertiendo su propia experiencia utilizándolos como cauce y devolviendo pureza a la música actual.

No nos olvidemos que cualquier disco de Dylan es un acontecimiento en si mismo, él tenía el poder para volver a poner las canciones que contienen Triplicate de actualidad y lo ha hecho de la mejor de las maneras. Hay que prestar mucha a tención a los textos, a los arreglos, a su fraseo. Entonces, se empieza a disfrutar de una experiencia que supondrá un nuevo capítulo en su historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.